15 de julio de 2009

Peso argentino mayorista, estable con intervención

BUENOS AIRES (Reuters/EP) - El peso argentino mayorista se mantuvo estable el miércoles respecto al dólar por los controles de liquidez que alentó el Banco Central, en un mercado alejado de la volatilidad externa financiera por la influencia oficial.

Mientras operadores e inversores esperan la apertura del diálogo político al que el Gobierno convocó a la oposición tras la derrota electoral de medio término a fin de junio, el sesgo bajista de la plaza cambiaria persiste con volúmenes dispares.

La tendencia es consecuencia de las dudas que generan recientes cambios de gabinete, frente a sectores económicos argentinos que reclaman una mayor caída del peso para alentar la competitividad de la economía golpeada por la crisis global.

El peso interbancario cerró sin cambios a 3,805/3,8075 pesos por dólar. En cambio la moneda en la franja informal perdió un 0,45 por ciento a 3,855/3,86 unidades.

Operadores dijeron que el segmento interbancario estuvo frenado por las puntas vendedoras de dólares del Banco Central, pero la necesidad de dólares se reflejó en la plaza no regulada y de ahí la ampliación del diferencial entre los mercados.

Durante el 2009, la moneda local acumula una depreciación promedio del 9,3 por ciento, un nivel similar a la caída del 2008.

El Banco Central encuentra en sus reservas internacionales, de unos 45.975 millones de dólares, el respaldo para controlar la plaza cambiaria.

Las pizarras de bancos y casas de cambios mostraron un peso minorista estable en 3,795/3,825 por cada dólar promedio.