18 de marzo de 2016

¿Qué pierde Colombia al no comparecer ante la CIJ?

¿Qué pierde Colombia al no comparecer ante la CIJ?
COLPRENSA

MEDELÍN, 18 Mar. (Colprensa/Notimérica) -

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) ya definió que sí tiene competencia para decidir sobre las dos nuevas demandas interpuestas por Nicaragua contra Colombia, y la respuesta del Gobierno es que no comparecerá ante el tribunal.

La decisión, han dicho la canciller colombiana, María Ángela Holguín, y el coagente Manuel José Cepeda, es totalmente válida y no generará mayores consecuencias: "El estatuto de la Corte permite, que un país no comparezca ante la Corte", dijo Cepeda.

Sin embargo, hay expertos que no piensan lo mismo, como el profesor de la Universidad Externado de Colombia, Wilfredo Robayo, quien señaló que lo que dice el tribunal es obligatorio.

"Hay que recordar que todas las decisiones de la Corte Internacional de Justicia son obligatorias, lo dice el artículo 94 de la Carta de Naciones Unidas, lo dice el estatuto de la Corte, pero también lo dice el pacto de Bogotá que es el que le da la competencia", afirma Robayo.

Para él antes del anuncio del presidente Juan Manuel Santos, era casi imposible pensar que un Estado declarara que no quería seguir compareciendo en un proceso en el que está en riesgo su territorio.

"Yo no creo que sea conveniente tensionar una relación internacional con un organismo que parece ser, se postula como uno de los garantes del proceso de paz por un tema absolutamente político que es un litigio internacional. Y digo político, porque la decisión que está tomando el estado colombiano es política, no jurídica", afirmó el experto.

En criterio de Carlos Arévalo, profesor de la Universidad de la Sabana, "eso es como dar una sensación de cuando no fallan de acuerdo a mis intenciones, entonces yo no respeto la buena fe, yo no respeto el acuerdo internacional que hay y claramente no respeto la dignidad de la Corte y por el contrario yo lo que hago es alegar que no voy a ir".

Pero también afirma, considerando que la Corte hace parte de las Naciones Unidas, que Colombia debería mostrar respeto: "Yo creo que el Gobierno no puede olvidar que estaba tan preocupado por el proceso de paz, y porque las Naciones Unidas actuaran como veedores del proceso, lo mismo que las Naciones Unidas también son la Corte Internacional de Justicia y que es su órgano judicial, y en ese sentido merece respeto", dijo.

LAS CONSECUENCIAS

Por ahora lo que se sabe es que como la posición de Colombia no tiene un carácter jurídico sino meramente político, los procesos de las dos demandas continuarán en la Corte.

Según Robayo, por ahora no es posible saber a ciencia cierta, qué consecuencias vendrán para Colombia: "Es muy difícil saberlo porque nunca ha pasado. Nunca un Estado se ha sustraído de la Corte Internacional de Justicia después de que ella reafirme su competencia", afirma.

Pero, qué pasa si Colombia pierde ante Nicaragua y el gobierno reafirma su posición de no comparecer ante el tribunal.

Según Robayo, cuando se incumple un fallo de la Corte Internacional existen diferentes medidas que van en aumento según su gravedad. Las primeras son políticas y diplomáticas que consistirían en que Colombia sea expulsada de ciertos organismos internacionales, o que se le cercenen algunos de los derechos por su falta de compromiso y respeto a la buena fe.

"Lo que pasa es que el concepto de buena fe en nuestro país lamentablemente tiene un contenido mínimo, casi que inexistente y la gente no cree en él; pero en el derecho internacional es importantísimo, un pilar fundamental del ordenamiento", afirma.

Pero en el caso más grave, Robayo afirma que se podrían tomar medidas de tipo económico, especialmente embargos. Pero si es aún más grave el Consejo de Seguridad podría intervenir.

"Está perfectamente contemplado y es perfectamente posible que el Consejo de Seguridad tome medidas cuando el incumplimiento del fallo afecte la paz y la seguridad internacional, incluso de tipo coercitivo, es decir, con fuerza militar".

LO QUE SE PIERDE

Al continuar los procesos, es importante mostrar cuáles son los escenarios a los que puede llegar la Corte respecto a las demandas de Nicaragua.

Según el profesor Carlos Arévalo, en la primera demanda por incumplimiento del fallo de 2012, la Corte revisará si Colombia es responsable de haber vulnerado los derechos de Nicaragua, y en ese escenario hay tres posibles opciones.

"1) Cese la violación, es decir, que Colombia cumpla con el fallo; 2) Que haya una garantía de no repetición, es decir, que Colombia se comprometa a tomar medidas para que nunca vuelva a pasar; 3) y, que se repare a Nicaragua que lo ha solicitado", explica Arévalo.

En cuanto a la segunda demanda, que tiene que ver con la plataforma continental extendida que pide Nicaragua, lo más malo que podría suceder es que la Corte le dé la razón, porque Colombia perdería parte de su territorio en cuanto a suelo marítimo.