8 de diciembre de 2015

¿Podrá el movimiento de La Cámpora sobrevivir en el ostracismo del poder?

BUENOS AIRES, 8 Dic. (De Gabriela Albernaz para Notimérica) -

La agrupación kirchnerista La Cámpora, fundada en 2006 por Máximo Kirchner, hijo del fallecido ex presidente Néstor Kirchner y la actual presidenta de la República Argentina, Cristina Fernández, cuya representatividad ha sido la expresión más cabal del movimiento 'kirchnerista', logró en las últimas elecciones del 22 de octubre una cuota parlamentaria significativa en el Congreso nacional argentino.

La organización, además de haber conformado un sub-bloque de 25 legisladores en la Cámara de Diputados, por primera vez en su vida política, alcanzó también una representación en el Senado.

Este movimiento que engloba a jóvenes militantes 'kirchneristas' de distintas organizaciones, cumplió de esta forma con el objetivo de expandirse dentro del Poder Legislativo nacional y así retener una importante cuota de poder en la era pos-kirchnerista.

No obstante, la agrupación deberá enfrentar en el mediano y corto plazo una coyuntura complicada para mantener su espacio de poder sin el liderazgo de Cristina Fernández desde la presidencia y sin los aportes económicos que la caja estatal proveía.

Habrá además mucha tensión política entre los sectores del camporismo y del peronismo que conforman el bloque del Frente para la Victoria (FvP) en el Congreso de la Nación argentina. La continuidad de la agrupación dependerá en gran medida de como se comporte la figura de Máximo Kirchner como diputado nacional.

En tanto, en el ámbito de la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito del país, la pelea por el liderazgo en el Congreso bonaerense culminó el viernes último su primer round con la ruptura del bloque oficialista.

La bancada de senadores bonaerenses apuntó directamente contra la agrupación militante y la acusó de una fractura que terminará beneficiando directamente a la gobernadora electa, María Eugenia Vidal, de la alianza Cambiemos perteneciente al gobierno entrante.

Por el momento, los camporistas buscarán refugiarse también en algunas intendencias donde triunfó el Frente para la Victoria y en la gobernación de la Provincia de Santa Cruz en la que la gobernadora electa Alicia Kirchner, cuñada de la Presidenta, que repartirá cargos entre los dirigentes del movimiento, según dejaron trascender desde su entorno.

Con este panorama, habrá que ver como se adapta La Cámpora a las nuevas circunstancias después del 10 de diciembre y como mantendrá una posición independiente sin romper con el peronismo tradicional y terminar escindida del partido que la vio nacer.

Tendrá que aprender sobre la marcha que significa ser oposición y como articular un discurso político atractivo al electorado independiente que ha sido responsable de la última derrota de su partido en las últimas elecciones.

Para leer más