¿Podría estar Michel Temer más cerca de la cárcel cuando deje la Presidencia de Brasil?

¿Podría estar Michel Temer más cerca de la cárcel cuando deje la Presidencia de Brasil?
4 de octubre de 2018 REUTERS / SHANNON STAPLETON

   BRASILIA, 4 Oct. (Notimérica) -

   El presidente de Brasil, Michel Temer, podría estar un poco más cerca de entrar en prisión a partir del 1 de enero de 2019, cuando tome posesión su sucesor y el mandatario pierda su fuero privilegiado que le otorga protección ante la justicia por su condición de jefe de Estado.

   Temer, de 78 años, aseguró hace unos meses que no contemplaba ese escenario: "No lo temo, no lo temo, no lo temo; creo que sería una indignidad, lamento que estemos hablando de eso", señaló.

   Sin embargo, esta hipótesis parece muy factible para su entorno, como confesó uno de sus colaboradores más cercanos, el ministro jefe de la Secretaría de Gobierno, Carlos Marun.

   "Hoy en día cualquiera puede ir preso, principalmente en el imperio de las prisiones preventivas, mi miedo es que el debido proceso legal no sea respetado", indicó el ministro el pasado mes de julio.

   Cuando el actual mandatario deje la Presidencia, se quedará expuesto a la justicia ordinaria, en principio más rápida que instancias superiores, como el Supremo Tribunal Federal, reservadas para juzgar a los altos cargos con inmunidad.

   Durante el mandato de Temer, este fue denunciado por la Fiscalía en dos ocasiones por presuntos delitos de corrupción, lavado de dinero y pertenencia a organización criminal, pero el presidente consiguió reunir los apoyos suficientes en la Cámara de Diputados para archivar ambos procesos.

   El analista y doctor en Ciencia Política por la Universidad de Sao Paulo Rafael Moreira, en una entrevista para la agencia 'Sputnik' indicó que Temer "siempre tiene oportunidades de salvarse", porque tiene muchos aliados políticos que le deben favores, y además debe de tener muy bien pensado su futuro.

LA MEJOR OPCIÓN

   Lo ideal para Temer es que llegase el Gobierno del país carioca el conservador Geraldo Alckmin, cuya formación, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) fue aliado de la Administración de Temer durante meses.

   De esta forma, el futuro expresidente tendría la oportunidad de que optar a un ministerio para seguir gozando de la protección judicial para cargos gubernamentales.

   Sin embargo, esta posibilidad parece nula dado que Alckmin no parece despegar en las encuestas de opinión y es muy probable que no llegue a participar de la segunda vuelta Presidencial, prevista para el próximo 28 de octubre si ninguno de los candidatos logra el 50% más uno de los votos este 7 de octubre.

   Temer es el presidente más impopular de la historia reciente de Brasil. Una encuesta de la consultora Ibope divulgada a finales de septiembre señaló que un 82% de las personas consultadas aseguró el Gobiern de Temer es "malo o pésimo", hecho que quizá pesó en su decisión de no presentarse a la reelección de este próximo domingo.