5 de marzo de 2015

El polémico voto electrónico podría entrar en vigor en Buenos Aires este año

El polémico voto electrónico podría entrar en vigor en Buenos Aires este año
EUROPA PRESS

BUENOS AIRES, 5 Mar. (Notimérica) -

   La Legislatura de la ciudad de Buenos Aires suspendió temporalmente la entrada en vigor del voto electrónico para las próximas elecciones primarias de abril, aunque dejaron una puerta abierta para su uso en las municipales de julio, al tiempo que desde varias ONG alertan del riesgo democrático que supone el uso de este sistema.

   El uso del voto electrónico en las elecciones porteñas fue aprobado por la Legislatura en diciembre de 2013 y, desde entonces, ha recibido críticas de la oposición y de las ONG Fundación Vía Libre y Poder Ciudadano por las dudas en la licitación así como por los plazos de ejecución, considerados insuficientes.

   La Legislatura, finalmente, suspendió por unanimidad (55 votos a favor, dos en contra y una abstención) la implementación del voto electrónico en las próximas elecciones primarias para elegir candidatos a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que tendrán lugar el 26 de abril.

   Esta suspensión, sin embargo, es una postergación y no una anulación, ya que el PRO --el partido del intendente Mauricio Macri, con mayoría en la Legislatura-- mantiene la idea de implementar el sistema para las elecciones del próximo 5 de julio, tras las primarias, que decidirán quién será el próximo intendente de la ciudad.

   El vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo, del PRO, señaló: "Preferimos postergar su utilización y que salga bien, a implementarlo y que cuando las urnas hablen y elijan al PRO, nos digan que hicimos trampa".

CRÍTICAS AL VOTO ELECTRÓNICO

   Las críticas más fuertes al voto electrónico en Argentina proceden de la Fundación Vía Libre, que ha asegurado que el sistema no garantiza la integridad del voto, el secreto del voto ni el derecho a auditar las elecciones para los ciudadanos.

   La miembro de la Fundación Vía Libre, Beatriz Busaniche, alertó el pasado enero de que el voto electrónico "pone en riesgo muchos derechos", en declaraciones al canal de televisión CN23.

   Busaniche explicó que es muy complicado asegurarse de que el sistema compute exactamente lo votado y que, de hecho, "no existe ningún modelo teórico de voto electrónico que asegure anonimato e integridad".

   También explicó el caso de Alemania, cuya Corte Suprema prohibió la
utilización de urnas electrónicas en 2009 porque no garantizaba el derecho a la fiscalización del escrutinio que tiene todo ciudadano.

   Como señaló la Fundación en un informe publicado en 2008, "incluso un fiscal con grandes conocimientos de programación y electrónica digital, provisto de herramientas especializadas, probablemente demoraría días en verificar con algún grado de confianza que la urna está 'en cero'", es decir, que se han computado todos los votos emitidos.

   La escasa transparencia del sistema llega al punto de que en EEUU se prohibió la publicación de los resultados de una auditoría a las máquinas de votación en New Jersey en 2008, en la India se arrestó al autor de una auditoría en 2010 y en Brasil el Gobierno no ha respondido a las advertencias sobre fallos en las máquinas.

   Busaniche criticó al Gobierno de la ciudad, dirigido por Mauricio Macri, por utilizar argumentos falaces en apoyo al voto electrónico: "lo venden como una idea de modernidad y transparencia, un salto cualitativo en la incorporación de tecnología, y la gente en general es muy permeable a este discurso".

   Actualmente, el voto electrónico está legalmente prohibido sólo en Alemania, pero Reino Unido, Holanda, Finlandia e Irlanda decidieron paralizar su implementación a causa de importantes problemas con el sistema.