26 de julio de 2009

Policía de Pakistán arresta a ex legislador por muerte de polaco

ISLAMABAD (Reuters/EP) - La policía Pakistán ha arrestado a un ex miembro del Parlamento por su supuesta participación en la decapitación de un ingeniero polaco a menos de milicianos talibanes en febrero, dijeron el domingo un hermano del detenido y un asesor.

Shah Abdul Aziz, un clérigo y ex legislador de un partido islamista, fue detenido después de que el principal acusado en el caso, un miliciano de nombre Attaullah Khan, dijo a la policía que había matado al geólogo Piotr Stanczak por orden de Aziz, declaró el hermano del ex parlamentario.

"Ellos dicen que él está detrás de la muerte del ingeniero porque Khan dijo a la policía que mi hermano le ordenó hacerlo", dijo Mehboob Elahi a Reuters.

No fue posible contactar inmediatamente a funcionarios de la policía para que realizaran comentarios.

Stanczak fue secuestrado en septiembre del año pasado mientras visitaba uno de los sitios de su compañía cerca de la ciudad de Attock, a unos 65 kilómetros al oeste de la capital, Islamabad.

Milicianos talibanes divulgaron una grabación en video en febrero en la que aparecen decapitándolo, afirmando que lo hacían porque el Gobierno se negó a liberar a 60 insurgentes detenidos.

Elahi dijo que su hermano había estado desaparecido por más de un mes y que fue sólo después de que un alto tribunal presionó a las autoridades para que lo liberara que los cargos fueron presentados.

El caso contra Aziz es "falso y fabricado", afirmó.

Una corte antiterrorismo (ATC, por su sigla en inglés) en la ciudad de Rawalpindi, cerca de Islamabad, envió el sábado a Aziz a prisión preventiva judicial por tres días, tiempo durante el que permanecerá bajo custodia, dijo Elahi.

Un cercano colaborador de Aziz admitió que el clérigo tenía lazos estrechos con los milicianos, pero dijo que usó esas relaciones para intentar ayudar al Gobierno a lograr la liberación de personas secuestradas, incluido Stanczak.

"No hay dudas de que tiene relaciones y varias veces, el Gobierno le pidió que negociara con los milicianos en los casos de secuestro", dijo el asesor, Khalid Khuwaja, un ex agente de inteligencia y portavoz de un grupo de derechos humanos.

Los ataques contra trabajadores extranjeros y diplomáticos han aumentado en Pakistán durante el último año, especialmente en zonas cerca de la frontera con Afganistán, donde las fuerzas del Gobierno están enfrentando a los talibanes y Al Qaeda.

Este mes, hombres armados mataron a tiros a un trabajador de Naciones Unidas y a un guardia de seguridad en un campamento de refugiados cerca de la ciudad de Peshawar, al noroeste del país, durante un intento de secuestro.