7 de agosto de 2009

Portugal recibirá dos presos sirios de Guantánamo

LISBOA (Reuters/EP) - Portugal aceptará a dos sirios de la prisión estadounidense de la Bahía de Guantánamo con una visa especial, dijo el viernes el Ministerio de Relaciones Exteriores, luego de elogiar el próximo cierre del campo de detención para sospechosos de terrorismo.

Los nombres no se dieron a conocer. El ministerio dijo que los presos integraban el grupo de varias decenas de detenidos cuyos cargos por terrorismo habían sido retirados, pero que no pueden retornar a sus países por el riesgo de ser perseguidos.

En diciembre, Portugal se convirtió en el primer país que presionó públicamente por un plan de reubicación coordinado en la Unión Europea para los reclusos del centro de la bahía de Guantánamo, Cuba, que fue seguido en junio por una decisión del bloque para aceptar detenidos cuyos casos se evaluarán individualmente.

El Ministerio de Relaciones Exteriores sostuvo en un comunicado que el Gobierno había sopesado varios aspectos "humanitarios, de relaciones internacionales, salvaguarda de la seguridad y las perspectivas de una integración exitosa de los ex detenidos elegidos", antes de tomar la decisión final de aceptar a dos.

Los visas temporales especiales implicarán intereses estatales o razones humanitarias, según la ley.

El ministerio portugués alabó el cierre del centro de detención de Guantánamo que permitirá "la recuperación de las relaciones transatlánticas y una victoria para todos aquellos que defienden y promueven el respeto por los derechos humanos en el marco de la guerra contra el terrorismo".

Las instalaciones de la base naval estadounidense en Guantánamo, que se abrieron tras los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos, se convirtieron rápidamente en símbolo de abusos y detenciones sin cargos bajo el Gobierno del ex presidente de George W. Bush.

El presidente Barack Obama ha prometido cerrar la prisión para final de año, y los presos tendrán que ser juzgados o liberados. Washington afronta una intensa oposición para albergar a los reos, ya sea para ser juzgados o liberados.