3 de mayo de 2006

Prensa.- Amnistía denuncia que "miles de personas" sufren abusos en todo el mundo por ejercer su libertad de expresión

La organización denuncia acosos a periodistas en Colombia, México y Cuba y lamenta el archivo del caso de José Couso

MADRID, 3 May. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado que "miles de personas de todo el mundo" sufren hostigamientos, acosos, torturas o malos tratos, e incluso desapariciones y asesinatos, "por expresarse de acuerdo a su conciencia o por investigar y dar a conocer información que incomoda a gobiernos o grupos armados", según un comunicado emitido hoy con motivo de la celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, en el que lamenta la reciente decisión de la Audiencia Nacional de archivar la querella por asesinato presentada por los familiares del cámara de televisión José Couso.

Asimismo, Amnistía alerta de las amenazas vertidas por los paramilitares contra el periodista colombiano Hollman Morris y de la persecución judicial de que es objeto la periodista mexicana Lydia Cacho Ribeiro por sus denuncias de los abusos sufridos por mujeres y menores, al tiempo que denuncia la persistencia en Cuba de los ataques a las libertades de expresión, reunión y asociación y de los hostigamientos e intimidaciones contra disidentes, periodistas y defensores de los Derechos Humanos.

"La situación de los periodistas que sufren abusos por ejercer su profesión preocupa especialmente a Amnistía Internacional, ya que en esos casos, ellos no son las únicas víctimas, sino que también lo son todas las personas que se ven privadas de su derecho a la información", declaró el director de Amnistía Internacional en España, Esteban Beltrán. "La libertad de expresión es una herramienta fundamental para la defensa de otros Derechos Humanos", añadió, citado en el comunicado.

"La labor de activistas de los Derechos Humanos, profesionales del derecho, periodistas y muchas otras personas contribuye a desvelar el secretismo existente para poner al descubierto a los Estados que transfieren, detienen y torturan a personas sospechosas de terrorismo", afirma Amnistía en relación con las prácticas ilícitas en la lucha antiterrorista que salieron este año a la luz pública.

Es por ello, según AI, que numerosos profesionales de la comunicación, estudiantes, escritores, artistas o manifestantes de muchos países sufren abusos contra la libertad de expresión. "Miles de personas de todo el mundo son hostigadas, acosadas, víctimas de torturas o malos tratos, e incluso 'desaparecidas' y asesinadas por expresarse de acuerdo a su conciencia o por investigar y dar a conocer información que incomoda a gobiernos o grupos armados", aseguró Esteban Beltrán.

Algunos países mantienen en vigor normas que restringen el derecho a la libertad de expresión, según Amnistía. Es el caso de Turquía, donde preocupa "el uso frecuente" del artículo 301 del Código Penal turco con el fin de procesar a defensores de los Derechos Humanos, periodistas y otros miembros de la sociedad civil "que expresan en forma pacífica sus opiniones discrepantes", denuncia la organización.

AMÉRICA LATINA

Amnistía Internacional destaca también el caso del periodista colombiano Hollman Morris, director del programa televisivo de investigación 'Contravía', cuyo nombre y el de otras tres personas figuran como "objetivos militares" en un vídeo presuntamente realizado por un nuevo grupo paramilitar y que fue distribuido a principios del pasado mes de marzo entre miembros del Ejército.

En cuanto a Cuba, Amnistía denuncia que sigan en vigor las leyes que restringen las libertades de expresión, reunión y asociación, así como la persistencia de hostigamientos e intimidaciones contra disidentes, periodistas y defensores de los Derechos Humanos, "tres años después de que la represión de los disidentes por parte del Gobierno cubano desembocase en el encarcelamiento de 75 personas".

La organización llama también la atención sobre la seguridad de la mexicana Lydia Cacho Ribeiro, periodista y presidenta de la organización Centro Integral de Atención a las Mujeres (CIAM), quien desde el pasado mes de diciembre sufre acoso judicial de autoridades estatales de Puebla y de empresarios por su labor de denuncia de los abusos sufridos por mujeres y menores, y de la impunidad de que suelen gozar los responsables.

COUSO E IRAK

Entre los casos más recientes en relación con la libertad de expresión y la seguridad de los periodistas, Amnistía lamenta que el pasado mes de marzo la Sala Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional decidiera archivar la querella por asesinato presentada por los familiares del cámara de Telecinco José Couso.

En el comunicado, la organización recuerda que, el 8 de abril de 2003, un carro de combate estadounidense mató al periodista español en un ataque dirigido al Hotel Palestina, sede de la prensa internacional durante el conflicto en Irak.

Amnistía denuncia también el caso del periodista Kamal Sayid Qadir, que el pasado 26 de marzo fue condenado a 18 meses de cárcel acusado de difamación a raíz de dos artículos que había publicado en Internet en los que criticaba duramente a la dirección del Partido Demócrata del Kurdistán (PDK), uno de los dos partidos que ejercen el poder en la región del norte de Irak dominada por los kurdos.

Otro periodista y maestro de educación secundaria, Hawez Hawezi, de 31 años, fue detenido el pasado 17 de marzo por las fuerzas de seguridad afiliadas a la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), el otro principal partido en la región kurda semiautónoma de Irak, y puesto en libertad bajo fianza dos días después.

Hawezi se enfrenta a cargos de difamación por un artículo reciente que publicó en el periódico semanario kurdo 'Hawlati' en el que criticaba a las autoridades kurdas locales. Según informes, los agentes de seguridad afiliados a la UPK le agredieron mientras lo conducían al centro de detención de Sulaimaniya.

CHINA Y PAKISTÁN

El comunicado denuncia también que en marzo de 2006, con motivo de la celebración de la Asamblea Nacional Popular, las autoridades chinas cerraron varios medios de comunicación importantes, incluidos sitios de Internet que eran considerados potencialmente críticos con el Gobierno. Estas medidas incluyeron el despido de varios periodistas.

Otro caso relevante es el de Shi Tao, un periodista chino que cumple condena de diez años de cárcel en China por enviar un mensaje electrónico a Estados Unidos a través de su cuenta de correo de Yahoo. Las autoridades lo acusaron de "facilitar de forma ilícita secretos de Estado a entidades extranjeras" debido a que en el mensaje Shi Tao daba cuenta de una decisión del Partido Comunista.

Según la transcripción de las pruebas presentadas ante el tribunal que dieron lugar a la condena de Shi Tao, la empresa estadounidense de Internet Yahoo, "en una acción injustificable", facilitó a las autoridades chinas los datos de su cuenta, lamenta Amnistía.

Otro caso destacado en el comunicado es el del paquistaní Munir Mengal, quien fue detenido por agentes de los servicios de información el pasado 4 de abril en el aeropuerto de Karachi, en el sur de Pakistán. El detenido preparaba el lanzamiento de una emisora de televisión en lengua baloche, y éste parece ser, al menos en parte, el motivo de su detención, pese a según los informes no tiene relación con ningún partido político. En este momento se desconoce su paradero y corre peligro de ser torturado o de desaparecer, advierte Amnistía.

Munir Mengal es director de 'La voz baloche', el primer canal de televisión por vía satélite independiente en lengua baloche, radicado en los Emiratos Árabes Unidos. Está previsto que las emisiones comiencen en junio y Mengal había solicitado autorización para el canal al correspondiente organismo de Pakistán.