7 de agosto de 2009

Presidente Bolivia dice Gobierno Colombia "traiciona"a la región

LA PAZ (Reuters/EP) - El presidente de Bolivia, Evo Morales, atacó el viernes nuevamente un proyectado despliegue militar de Estados Unidos en Colombia, acusando al Gobierno de Alvaro Uribe de cometer una "traición" contra los pueblos latinoamericanos.

Por tercera vez en cuatro días, el "anti imperialista" Morales llamó a sus colegas sudamericanos a bloquear el acuerdo colombo-estadounidense, con el argumento de que una "política de extraterritorialidad" abriría las puertas a eventuales intervenciones militares de Washington en la región.

"Quienes quieren implementar bases militares en Latinoamérica son traidores a sus pueblos, a Latinoamérica, a esos pueblos que luchan por su dignidad y su soberanía", proclamó el izquierdista gobernante boliviano en un discurso en el Día de las Fuerzas Armadas en la ciudad altiplánica de Oruro.

El acuerdo que daría a tropas estadounidenses acceso a siete bases militares colombianas fue explicado esta semana por Uribe en una gira relámpago por los países sudamericanos, excepto Ecuador y Venezuela que han expresado su enérgico rechazo a ese plan.

En línea con sus aliados el ecuatoriano Rafael Correa y el venezolano Hugo Chávez, Morales no dio buena acogida a las explicaciones de Uribe, a quien recibió el martes, y le anunció que propondrá a la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) que adopte una resolución de condena cuando se reúna en una cumbre el lunes en Quito.

Uribe, sin embargo, durante su periplo cosechó el clave respeto de Brasil -la mayor economía latinoamericana- a su plan de ampliar la cooperación militar con Washington y además obtuvo el apoyo de Chile, Paraguay y Perú a la soberanía de Colombia en cuanto a sus decisiones.

Morales consideró el miércoles que el grupo irregular colombiano FARC se había convertido en "el mejor instrumento del imperio" estadounidense, por persistir en una lucha armada que podría ser utilizada como justificación para el acuerdo militar entre Bogotá y Washington.

El presidente boliviano, un veterano líder de los productores de coca, dijo el viernes que cuestionaba "con mucho respeto" las decisiones del Gobierno colombiano y que no podía olvidar que en sus tiempos de sindicalista fue reprimido por militares y policías bolivianos comandados por uniformados estadounidenses.

"Eso ya acabó (...), somos un país pequeño pero con dignidad", señaló en su discurso transmitido por la televisión estatal, remarcando que una nueva Constitución puesta en vigencia a principios de año prohíbe la instalación de bases militares extranjeras en Bolivia.

Morales, quien puso fin a la cooperación militar con Estados Unidos y echó a la agencia antidrogas norteamericana DEA, reiteró que la lucha contra el narcotráfico y contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) serían sólo "pretextos" para instalar en Colombia bases estadounidense que podrían "agredir" a otros países.

El presidente indígena boliviano buscará la reelección en diciembre con la promesa de consolidar su política de estatización de la economía y completar la transformación de Bolivia en un "Estado plurinacional".