1 de julio de 2009

Presidente checo convoca a elecciones para 9-10 de octubre

PRAGA (Reuters/EP) - El presidente checo Vaclav Klaus convocó el miércoles a elecciones parlamentarias para el 9 y el 10 de octubre, en línea con un acuerdo político de celebrar los comicios unos nueve meses antes de lo previsto.

El gabinete de minoría de centroderecha colapsó al perder un voto de confianza en marzo, en la mitad de su presidencia de de seis meses de la Unión Europea.

Un gabinete interino liderado por el independiente Jan Fischer fue designado para gobernar el país de Europa central de 10,5 millones de habitantes hasta las elecciones anticipadas.

La fecha de las elecciones fue acordada en un pacto entre los dos partidos principales del país, los Demócratas Cívicos, de derecha, y los Socialdemócratas, de izquierda.

Sondeos de opinión muestran un fino balance entre las fuerzas de centroderecha y de izquierda, con los Demócratas Cívicos (ODS, por su sigla en checo) por delante de los Socialdemócratas (CSSD).

No se espera que ningún partido obtenga una mayoría absoluta y lo más probable es que el próximo Gobierno sea una coalición que incluya a algunos grupos más pequeños, o una administración de una minoría.

Los socialdemócratas quieren subir los impuestos a los ricos y a compañías para aumentar las pensiones y el bienestar, y son tolerantes a mayores déficit presupuestarios, aún cuando una severa recesión ha afectado el presupuesto y se necesitarán profundos recortes para evitar que la deuda crezca.

La brecha presupuestaria, que se espera alcance un 5,1 por ciento el próximo año, probablemente mantendrá la adopción del euro fuera de los temas prioritarios por varios años, independientemente de quién gane las elecciones.

El partido también promueve lazos más cercanos con Rusia y se opone a los planes de construir una base de defensa antimisiles estadounidense en el país.

Los Demócratas Cívicos, con una posición pro Estados Unidos, introdujeron un impuesto fijo a los ingresos personales y comenzaron reformas poco populares a los sistemas de pensiones y de salud antes de que su gabinete colapsara.