31 de diciembre de 2018

El presidente de Perú aboga por que la brasileña Odebrecht no siga trabajando en el país tras admitir que pagó sobornos

El presidente de Perú aboga por que la brasileña Odebrecht no siga trabajando en el país tras admitir que pagó sobornos
REUTERS / HANDOUT .

LIMA, 31 Dic. (Reuters/EP) -

El presidente peruano, Martín Vizcarra, ha manifestado este lunes que, en su opinión, la brasileña Odebrecht no debería seguir trabajando en Perú porque la constructora ha "contaminado la actividad privada" y se ha descalificado al admitir sobornos para ganar obras públicas.

La declaración de Vizcarra se produce semanas después de que se anunciara un pacto de colaboración de Odebrecht con fiscales de Perú, el cual garantizaría a la firma operar en el país a cambio de aportar pruebas en una investigación contra políticos y funcionarios que habrían recibidos los sobornos.

Vizcarra tiene previsto viajar en las próximas horas a Brasil para la toma de posesión de Jair Bolsonaro el martes. "Independientemente de los acuerdos que pueda llegar Odebrecht con el Ministerio Público para esta información que va a dar, que yo respeto, pero mi opinión es que Odebrecht no debería seguir trabajando en Perú", ha asegurado Vizcarra en una entrevista en la emisora de radio local RPP.

Los detalles del pacto no han sido difundidos oficialmente, pero según fuentes y autoridades judiciales Odebrecht pagará al Estado peruano unos 182 millones de dólares como reparación civil por los sobornos que han salpicado a los cuatro anteriores expresidentes de Perú y a la prominente líder de la oposición Keiko Fujimori, quien está en prisión.

Vizcarra considera que la firma brasileña "se ha descalificado para trabajar con los peruanos" desde que aceptó pagar sobornos en el país, así como en varios países de América Latina.

"Odebrecht es una empresa que ha contaminado la actividad privada. Hay muchas empresas muy respetables, pero ahora hay desconfianza de todas las empresas precisamente por Odebrecht", dijo Vizcarra, que asumió su cargo a finales de marzo después de la renuncia del mandatario Pedro Pablo Kyczynski.

Odebrecht espera la autorización del Gobierno de Vizcarra para la venta de su hidroeléctrica en Perú al consorcio China Three Gorges Corporation por unos 1.390 millones de dólares. Parte de esos fondos sería destinado a pagar deudas a proveedores locales y garantizar el pago de reparación civil.