8 de mayo de 2012

El primer ministro de Bahamas reconoce la derrota electoral de su partido

NASSAU, 8 May. (Reuters/EP) -

   El primer ministro de Bahamas, Hubert Ingraham, ha reconocido la derrota de su partido, el Movimiento Liberal Nacional (FNM, por sus siglas en inglés), en las elecciones generales que se han celebrado este lunes, y ha proclamado la victoria del Partido Progresista Liberal (PLP) del ex 'premier' Perry Christie.

   "El Partido Progresista Liberal ha ganado las elecciones generales", ha dicho Ingraham a sus simpatizantes en la sede del FNM tras conocer los resultados de los comicios.

   Además, ha renunciado a seguir dirigiendo el FNM. "No me propondré para liderar el partido en la oposición. Voy a dimitir como líder del partido", ha anunciado.

   A pesar de ello, Christie ha señalado que no proclamará la victoria del PLP hasta la publicación de los resultados electorales. Si bien, ha indicado que tiene "un sentimiento de gran satisfacción" por la campaña electoral que ha llevado a cabo.

   A lo largo de la campaña electoral el PLP ha insistido en que el archipiélago necesita un cambio de rumbo. Bahamas, uno de los países más prósperos del Caribe, gracias al turismo y a las finanzas, se enfrenta a un paro del 15 por ciento, a un problema de endeudamiento y a una escalada de violencia.

   Uno de los temas clave de la campaña electoral ha sido la explotación de los recursos petroleros del país. Los expertos creen que podría haber 1.000 millones de barriles de reservas de crudo bajo las aguas de Bahamas. Los detractores de la idea argumentan que la exploración de petróleo podría dañar al turismo.

   En un principio, Ingraham aseveró que no autorizaría ningún plan para buscar crudo, pero después se retractó apuntando que podría autorizar uno que respetara los procedimientos y requisitos legales.

   Además, el primer ministro acusó al PLP de estar vinculado a la Compañía de Petróleo de Bahamas, que posee cinco licencias de exploración, algo que Christie ha negado tajantemente.

   El PLP salió del Gobierno en los comicios de 2007, después de cinco años de mandato salpicados con varios escándalos, entre ellos, la aceleración de los trámites para conceder un permiso de residencia a la ex modelo de la revista 'Playboy' Anna Nicole Smith.