12 de marzo de 2015

El proceso de paz colombiano debe mejorar la situación humanitaria

El proceso de paz colombiano debe mejorar la situación humanitaria
REUTERS

BOGOTÁ, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

Es esencial que las conversaciones de paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC mejoren la situación humanitaria de los colombianos, que ha sido gravemente deteriorada por el conflicto y la violencia, ha manifestado el jefe del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Christoph Harnisch, en la presentación del Informe de Situación Humanitaria en 2014.

"Es importante que el proceso de paz entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC logre mejorar la situación humanitaria de la población en el país", ha dicho Harnisch. "Esperamos que nuestra acción humanitaria siga contribuyendo a fortalecer dicho proceso y agradecemos a las partes en conflicto la confianza en nuestra Institución", ha concluido el jefe de la delegación del CICR en Colombia.

La población colombiana sufre a diario las consecuencias humanitarias del conflicto y otras situaciones de violencia. "Las amenazas, las desapariciones, la presencia de artefactos explosivos y la violencia sexual siguen afectando a la población", ha señalado Harnisch. "Nosotros nos mantenemos al lado de quienes sufren el conflicto armado y otras situaciones de violencia en Colombia, para ayudarlos a mejorar sus vidas y a salir adelante", ha añadido.

Según se desprende del informe, Cruz Roja ayudó, en 2014, a más de 230.000 personas en zonas de conflicto, entre ellas 13.000 desplazados que recibieron alimentos y productos de aseo. Además añade que el apoyo del CICR ha logrado que 655 personas, cuyas vidas corrían peligro, pudieran trasladarse a un lugar seguro.

Buenaventura, Tumaco y Medellín son las tres ciudades más afectadas por el conflicto y la violencia en Colombia. En 2014 los delegados del CICR visitaron a más de 80.000 detenidos para evaluar sus condiciones y hacer recomendaciones de mejora a las autoridades. Con este, ya son más de 40 los años que el comité está presente en Colombia para "aliviar el sufrimiento de la población", golpeada por el largo conflicto y las repetidas situaciones de violencia.