31 de octubre de 2016

El PT confirma su caída en Brasil frente a un PSDB fortalecido

BRASILIA, 31 Oct. (Notimérica) -

El Partido de los Trabajadores de Brasil (PT) confirmó este domingo su estrepitosa caída en la segunda vuelta de las elecciones municipales, donde el Partido de la Social Democracia de Brasil (PSDB) afianzó sus apoyos en unos comicios protagonizados por el giro hacia la derecha.

Los brasileños acudieron de nuevo a las urnas para elegir a los alcaldes de 57 ciudades, entre ellas Río de Janeiro. En esta, donde el exaliado de Dilma Rousseff y miembro del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) Eduardo Paes llevaba gobernando dos periodos, el senador y obispo evangélico Marcelo Crivella se hizo con la Alcaldía.

El PT, agrupación de los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, fue el principal perdedor de la segunda vuelta. De los siete candidatos que pasaron a la segunda vuelta, ninguno salió victorioso. Entretanto, en los comicios del 2 de octubre, el partido perdió cuatro de las cinco capitales de estado que defendía y únicamente el candidato del PT por Río Branco (estado de Acre), Marcus Alexander, logró la reelección.

Por contra, el PSDB fue el favorito en las urnas de 14 de los 19 prefectos disputados en el segundo turno, haciéndose con cinco capitales de las ocho en las que compitieron: Porto Alegre, Belém, Maceió, Porto Velho y Manaus.

Una de las derrotas del PSDB se produjo en Belo Horizonte, capital de Minas Gerais, donde los resultados del candidato Joao Leite, a manos de Alexandre Kalil, del Partido Humanista de la Solidaridad (PHS), deberían ayudar a cerrar una disputa interna por el poder y una campaña llena de reproches.

Por su parte, el PMDB, partido del actual presidente de Brasil, Michel Temer, se disputó seis capitales y salió bien parado en tres de ellas: Goiana, Florianópolis y Cuiabá. En total, consiguió ocho de las 15 ciudades en las que fue votado en segunda vuelta.

ALTAS CIFRAS DE ABSTENCIÓN, VOTOS EN BLANCO Y NULOS

En esta segunda vuelta, de los 32,9 millones de brasileños que estaban llamados a votar, 25,8 millones acudieron a las urnas. Es decir, cerca de siete millones de ciudadanos no votaron, lo que supone una abstención del 21,55 por ciento.

En Río de Janeiro, los índices de abstención y de votos nulos superaron a la media nacional. La abstención en esta capital alcanzó el 26,85 por ciento (1,3 millones) y 569,4 mil votos fueron declarados nulos (el 15,9 por ciento del total). Así, 2.034.352 optaron por no votar a Crivella, quien venció con 1.700.030 votos. Este caso se repite en Belo Horizonte y Porto Alegre.

De acuerdo con el presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), Gilmar Mendes, estas cifras relejan una "especie de distanciamiento entre el elector y los políticos", tal y como reportó 'Agencia Brasil'.