18 de julio de 2016

Rafael Correa asegura que se respetaron los DDHH en las deportaciones de cubanos

Rafael Correa asegura que se respetaron los DDHH en las deportaciones de cubanos
ANDES

QUITO, 18 Jul. (Notimérica) -

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró este sábado que las deportaciones de los 121 ciudadanos cubanos respetaron los Derechos Humanos y ratificó que en Ecuador se aplica el principio de ciudadanía universal para todas las personas que busquen quedarse en el país andino.

"Aquí son bienvenidos todos los que quieran residir en este maravilloso país", señaló Correa, a lo que añadió que "no vamos a servir de tráfico de personas para nadie y vamos a hacer respetar a Ecuador", en su programa semanal de rendición de cuentas y tal y como recoge la agencia de noticias 'Andes'.

Asimismo, el jefe de Estado indicó que "no se puede permitir que el país se convierta en vía para el tráfico de personas", debido a que los cubanos que llegaron al país no pensaban quedarse en suelo ecuatoriano, lo que se contrapone con el principio de ciudadanía universal, según Correa.

Correa manifestó que en las últimas tres semanas, los ciudadanos cubanos que emigraron desde la isla hacia Ecuador protagonizaron marchas en la capital para demandar una visa hacia México que les permita continuar su viaje a Estados Unidos con el fin de alcanzar "el sueño americano".

Lo ocurrido se debe a la Ley de Ajuste Cubano, vigente desde 1966, que permite la admisión automática de los ciudadanos cubanos que logran llegar al territorio estadounidense y a los cuales se les ofrece facilidades como la obtención de la residencia permanente al cabo de un año.

Desde que Washington y La Habana comenzaron a normalizar sus relaciones en diciembre de 2014, se ha disparado el número de cubanos que quieren llegar a Estados Unidos, porque temen que el deshielo de ambos países ponga fin a la política 'Pies secos y pies mojados', aplicada a los emigrantes cubanos que se dirigen a Estados Unidos y la cual normaliza la migración entre los dos países después de la Ley de Ajuste Cubano y posibilita la emigración legal de un mínimo de 20.000 personas anualmente.

Esta ley es conocida bajo el nombre de 'Pies secos y pies mojados' porque los cubanos que intentan llegar a suelo estadounidense y que la Guardia Costera los detecta todavía en el mar son devueltos a Cuba y no son beneficiados de la residencia.

Tanto la Ley de Ajuste como la ley de 'Pies secos y mojados' "continúan siendo el principal estímulo a la emigración ilegal, al tráfico de emigrantes y a las entradas irregulares a Estados Unidos desde terceros países de ciudadanos cubanos que viajan legalmente al exterior", aseguró la directora general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal.

Por su parte, el Gobierno cubano responsabilizó a Estados Unidos de la crisis migratoria originada en Centroamérica y sostuvo que los cubanos emigran amparados por ambas leyes.

Desde la Cancillería cubana se confirmó que el proceso de deportación se realizó bajo lo establecido en la legislación de ambos países y respetando las normas internacionales vigentes para este tipo de situación.

La Embajada cubana en Quito se reafirmó el compromiso del Gobierno con una emigración legal, segura y ordenada y se sostuvo que "mantendrá el apoyo a quienes deseen regresar, siempre y cuando salieran de manera legal de Cuba y cumplan con la legislación migratoria vigente", según la cadena 'Telesur'.

"EXPULSIONES COLECTIVAS"

El pasado miércoles Ecuador llevó a cabo una tercera deportación de cubanos en situación irregular en el país, un grupo de 47 personas han sido devueltas a la isla, lo que elevó el total de deportados a 121. Todos ellos han estado sometido a audiencias después de que las autoridades ecuatorianas desmantelaran el campamento de protesta en el parque 'El Arbolito', en Quito por las primeras "expulsiones colectivas", según el representante de los cubanos, Juan Pablo Albán.

También abogados y activistas de Derechos Humanos señalaron fallas en el proceso legal contra los cubanos y lo calificaron de "expulsión colectiva", en lugar de deportación.

Además, sostuvieron que la expulsión se produjo "con suma violencia sin la orden de una autoridad competente por la mera presunción de que los cubanos se encontraban en situación migratoria irregular".

El país andino comenzó, el pasado mes de diciembre, a exigir visado con el objetivo de desincentivar el tránsito ilegal y frenar los movimientos migratorios desde Cuba hacia Estados Unidos.