23 de agosto de 2019

RDCongo.-Unos 8.500 refugiados congoleños han emprendido el retorno desde Angola tras la aparente mejora de la situación

MADRID, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

Unos 8.500 refugiados congoleños han abandonado el asentamiento donde residían en Angola para volver a la región de Kasai, en un movimiento "espontáneo" que la ONU ha atribuido a la percepción de una mejora de la seguridad en dicha zona y al inminente inicio del curso escolar.

Los enfrentamientos entre grupos armados y fuerzas leales al Gobierno congoleño provocaron que 1,4 millones de personas se viesen obligadas a abandonar sus hogares en Kasai en 2017. Unas 37.000 de ellas cruzaron a la vecina Angola, de las cuales alrededor de 20.000 residían en el asentamiento de Lóvua.

Unos 8.500 congoleños han abandonado esta zona desde el 18 de agosto y, de ellos, más de un millar ya han cruzado a República Democrática del Congo (RDC), según un portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Andrej Mahecic.

El Gobierno angoleño ha proporcionado medios de transporte para algunos de estos refugiados que quieren retornar, mientras que otros han optado por emprender el viaje por su cuenta y las tiendas se acumulan junto a las carreteras. La ONU también colabora a ambos lados de la frontera para garantizar la seguridad de este inesperado retorno y valorar las necesidades de los desplazados.

ACNUR también mantiene contactos con los gobiernos de Angoal y la RDC para tratar de establecer un mecanismo "para un retorno voluntario, digno y sostenible" de los refugiados. En este sentido, Mahecic ha instado a los dos países a adoptar medidas para reducir al mínimo el riesgo que asumen todas estas personas.