30 de agosto de 2019

RDCongo.- UNICEF pide involucrar a las comunidades locales para luchar contra el ébola en la RDC

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

De los casi 850 niños que han contraído el virus del ébola en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC), casi 600 han perdido la vida a causa del brote desde que comenzó la epidemia en agosto de 2018, según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), que ha pedido a las comunidades locales que trabajen junto a los equipos médicos para contener por fin la enfermedad.

"La noticia de que ya se cuentan más de 2.000 muertos entre los 3.000 casos detectados debería llegarnos como un grito que nos hiciese intensificar los esfuerzos para derrotar esta terrible enfermedad y poner fin al brote", ha declarado Edouard Beigbeder, representante de UNICEF en República Democrática del Congo.

Para ello, UNICEF ha hablado con las comunidades, con el objetivo adicional de conseguir una respuesta social y culturalmente apropiada. "Hemos modificado el proceso de los entierros y estamos llevando a cabos las descontaminaciones por la noche. Seguiremos escuchando y aprendiendo", explica la agencia de la ONU.

"Asegurándonos de que la población local está informada, comprometida e involucrada en la respuesta, tenemos más oportunidades de vencer la enfermedad", ha añadido Beigbeder.

LOS NIÑOS, PRIORITARIOS

Prevenir el contagio entre los niños también debe ser una prioridad en el marco de la respuesta continua. "Sabemos que este brote de ébola está afectando, proporcionalmente, a más niños que cualquier otro brote anterior".

En este sentido, UNICEF está trabajando con sus aliados para satisfacer las necesidades inmediatas y también a largo plazo de los niños, acompañándolos a ellos y a sus familias en cada paso del camino", ha explicado.

UNICEF ha establecido centros de cuidado infantil en los que personas que han sobrevivido a la enfermedad cuidan a los niños que han sido separados de sus padres debido al tratamiento o han quedado huérfanos. Dichos centros se han ubicado junto a las clínicas donde se tratan los casos de ébola en Beni y Butembo.

UNICEF trabaja además en más de 6.500 escuelas en las áreas afectadas o en riesgo, con el fin de crear un ambiente protector para los niños. Esto incluye la distribución de suministros sanitarios, agua, saneamiento e higiene, incluyendo kits para el lavado de manos y termómetros láser. Unos 32.250 maestros y directores, así como 928.500 estudiantes, han recibido información o capacitación sobre el ébola.

Por último, UNICEF pide más compromiso económico de los donantes, ya los brotes de ébola necesitan un nivel excepcional de inversión en comparación con los de otras enfermedades, porque no solo hay que tratar todos de los casos, sino localizar y gestionar todos los contactos.

Por eso, UNICEF necesita 114 millones de euros (126 millones de dólares) para responder a las necesidades de los niños y las comunidades, de manera inmediata y también a medio plazo. Hasta el momento, la agencia solo ha financiado el 31% de este llamamiento.