17 de marzo de 2006

R.Dominicana-El presidente dominicano firma un acuerdo educativo para importar modelos de enseñanza utilizados en España

Leonel Fernández no será recibido por ningún representante del Gobierno español

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, que se encuentra hoy y mañana de visita en España, acudió hoy a la firma de un convenio educativo entre la Fundación Ortega y Gasset y la Fundación Global Democracia y Desarrollo, que él mismo preside, para la creación de un máster en Administraciones Públicas a imagen y semejanza del impartido por la organización española.

Sin embargo, Fernández no será recibido por ningún representante del Gobierno español o del Ministerio de Asuntos Exteriores, ya que, según fuentes de Moncloa y la Dirección General de Comunicación Exterior consultadas por Europa Press, no se tenía conocimiento de la llegada del mandatario y podría tratarse de una visita privada.

Según confirmó la Embajada dominicana en Madrid a Europa Press, la visita a España de Fernández se realiza en el marco de la gira europea de nueve días que inició ayer, para realizar diversos contactos empresariales y promover la inversión española en el país.

Tras la firma del convenio, Fernández comentó con la prensa diversos aspecto de la política interior dominicana las relaciones con su vecino, Haití, con quien comparte la isla de la Española, tras la victoria el presidente electo René Préval.

En este sentido, Fernández felicitó al país vecino por la "vuelta a la estabilidad política" que ha supuesto la celebración de un proceso electoral en el que el pueblo participó "masivamente", pero recordó que, por el hecho de haberse celebrado unos comicios "no todo se ha arreglado".

Así, manifestó la necesidad del compromiso internacional con Haití, y se prefirió específicamente a España, alegando que pese a la retirada del continente español en la isla, previsto para el próximo 5 de abril, el país "debe seguir teniendo presencia y apoyo".

Respecto al CAFTA (Tratado de Libre Comercio Centroamericano) firmado recientemente con Estados Unidos, el mandatario consideró que el país se adaptará progresivamente a la apertura de las fronteras gracias a que la retirada de los aranceles "se hará gradualmente", para que todos los rectores afectados, "con ayuda del Gobierno", tengan tiempo para "ser competitivos".

La economía dominicana continúa teniendo un "pilar para el desarrollo", que es el turismo, manifestó Fernández. Destacó que 2005 fue "el mejor año" en este sector para el país, con 3.700.000 visitantes y 1.500 millones de dólares en inversiones. Anunció también que "está cambiando el modelo del todo incluido a otros tipos como el ecológico y el acuático", apuntó.

FALTA DE ELECTRICIDAD Y AUMENTO DE DELINCUENCIA

Fernández, quien cumple su segundo mandato en el mismo cargo, puesto que ocupó la presidencia entre 1996 y 2000, comentó varios aspectos de la política interior dominicana, entre ellos los problemas de abastecimiento de electricidad crónicos que sufre el país y el aumento de la criminalidad en los últimos tiempos.

En cuanto al asunto energético, que Fernández reconoció "es endémico" en la República, aseguró que en el país no hay problemas de generación, sino de distribución y financiación, puesto que "el 50 por ciento de lo que se produce se pierde, bien por problemas técnicos o bien por impagos".

Para hacer frente a este problema, el Gobierno pretende reemplazar las plantas de generación actuales, que usan "combustibles demasiado caros", por otras plantas que funciones con gas natural, carbón o biodiésel, "con lo que el precio de la electricidad se reducirá", y con ellos, el problema de los impagos.

El presidente dominicano reconoció asimismo el aumento en los últimos tiempos de la criminalidad en su país, en el marco de "un incremento inusitado de la delincuencia en Centroamérica". Achacó este fenómeno a "los efectos perversos de la globalización" y manifestó que el de la violencia se encuentra en el narcotráfico.

"La droga sale de Colombia, llega a Haití y pasa por República Dominicana, que sirve como trampolín para llevarla a otros lugares", explicó el mandatario. El problema es que ahora "parte de esos alijos se quedan en nuestro país y generan adicción en jóvenes sin recursos". La solución está en "las políticas de prevención y el endurecimiento del castigo", apuntó.