1 de julio de 2009

Rivales de Ahmadinejad desafían elecciones en Irán

Por Fredrik Dahl y Parisa Hafezi

TEHERAN (Reuters/EP) - Dos derrotados candidatos de las elecciones presidenciales iraníes dijeron el miércoles tras un recuento de votos que el próximo gabinete de Mahmoud Ahmadinejad será ilegítimo, desafiando al líder supremo ayatolá Ali Khamenei.

El moderado ex primer ministro Mirhossein Mousavi y el clérigo reformista Mehdi Karoubi lanzaron fuertes críticas contra el resultado de la votación del 12 de junio que volvió a dar el poder a Ahmadinejad como presidente para un segundo mandato.

El pro reformista y ex mandatario Mohammad Khatami también criticó la votación y los masivos arrestos a manifestantes que le siguieron, declarando que "oprimir a las personas no ayudará a terminar con las protestas".

A pesar de que los partidarios de línea dura del Gobierno parecen estar en control desde que las fuerzas de seguridad triunfaron sobre las manifestaciones en las calles que se produjeron en días posteriores a las votaciones, Mousavi y Karoubi aún no ceden.

Ambos líderes publicaron comunicados en sus sitios web describiendo el futuro Gobierno de Ahmadinejad como "ilegítimo", a pesar de que Khamenei, árbitro supremo en la República Islámica, ha mantenido el resultado y respaldado al presidente.

"Es nuestra responsabilidad histórica continuar nuestras protestas y no abandonar nuestros esfuerzos para preservar los derechos de la nación", escribió Mousavi, instando a la liberación de los "hijos de la revolución".

Mehdi Karoubi, un clérigo reformista que quedó cuarto en las elecciones del 12 de junio, dijo que seguía rechazando el resultado, que desató los disturbios internos más graves en Irán desde la Revolución Islámica de 1979.

"No considero legítimo a este Gobierno. Voy a continuar mi lucha", dijo en un comunicado en su página de internet.

"Algunos fuerzas visibles e invisibles bloquearon cualquier cambio en el Poder Ejecutivo", se quejó Karoubi, exigiendo la inmediata liberación de "miles" de personas que según dijo han sido arrestadas desde las elecciones.

El jefe de la Policía de Irán, Ismail Ahmadi-Moghaddam, indicó que el número de detenidos era 1.032 y que desde entonces la mayoría habían sido liberados.

"Aquellos que siguen en detención fueron enviados a cortes públicas y revolucionarias en Teherán", dijo en una conferencia de prensa según citó la agencia de noticias semi oficial Fars.

Ahmadi-Moghaddam dijo que 20 "alborotadores" habían muerto durante los disturbios y que más de 500 policías habían resultado heridos.

"GOLPE DE ESTADO"

Un partido reformista líder dijo que las elecciones habían sido un "golpe de Estado" que daña la legitimidad de la clase dirigente.

"Anunciamos abiertamente que el resultado es inaceptable", apuntó un comunicado del Frente de Participación Islámica de Irán, establecido por reformistas cercanos a Khatami.

En su comunicado el ex presidente increpó a las autoridades preguntando: "Si ustedes quieren calmar la atmósfera, ¿por qué están realizando arrestos masivos?"

El ex mandatario también dirigió críticas al Poder Judicial.

"Si estas personas han cometido crímenes, ¿por qué sus derechos legales como ciudadanos no son preservados? ¿por qué no tienen acceso a un abogado? ¿por qué no son juzgados en una corte? ¿por qué no han sido acusados", preguntó.

Además Khatami reprochó el método de obtener confesiones ante las cámaras "bajo presión" y dijo que lo considera inválido.

Ahmadinejad, canceló el miércoles un viaje a Libia para asistir a una cumbre de la Unión Africana, que habría dado al mandatario de línea dura otra oportunidad para aparecer en un foro internacional tras su polémica reelección.

Un portavoz de la oficina de Ahmadinejad dijo que la visita a Libia había sido cancelada, sin explicar las razones de la decisión. El viaje al exterior hubiera sido el segundo del presidente desde las elecciones.

En una muestra de confianza, el presidente había asistido a una cumbre regional en Rusia cuatro días después de las elecciones, ignorando las masivas protestas callejeras de los seguidores de los candidatos derrotados, que dijeron que los comicios fueron arreglados.

Irán ha acusado a las potencias extranjeras, sobre todo Reino Unido y Estados Unidos, de fomentar las manifestaciones postelectorales.

EMBAJADA BRITANICA

Las autoridades detuvieron a nueve empleados iraníes en la embajada británica el domingo, pero la mayoría fueron liberados.

Una fuente de la embajada británica dijo que dos permanecían detenidos.

"Entre los tres detenidos del personal de la embajada británica había uno (...) que tuvo un rol destacado en los disturbios (...)," dijo Fars, sin citar una fuente.

Gran Bretaña niega que personal de su embajada hubiese alentado las protestas.

El secretario de Relaciones Exteriores británico, David Miliband, dijo a la radio irlandesa RTE el miércoles que los arrestos y la previa expulsión de dos diplomáticos británicos eran "completamente contrarios al tipo de buen compromiso político que Irán dice que quiere".

"En el mundo moderno la verdad se conocerá y espero que sea antes de que se rompan muchos más huesos y se pierdan más vidas en Irán", agregó.

El Consejo de Guardianes, un organismo supervisor, respaldó el lunes el resultado electoral y rechazó las quejas de irregularidades, diciendo que un recuento parcial había demostrado que eran infundadas.

Mientras los líderes de línea dura intentan consolidar su poder, el próximo paso formal es que Khamenei confirme a Ahmadinejad como presidente. El Parlamento presidirá su juramento unas semanas más tarde.