16 de noviembre de 2015

Rousseff defiende una acción internacional urgente contra el terrorismo

SAO PAULO, 16 Nov. (Notimérica) -

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, condenó este domingo la masacre ocurrida la noche del viernes en París, en el marco de la inauguración de la cumbre BRICS, que reúne a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica en la ciudad turca de Antalya.

"Quiero expresar mi repudio más vehemente, que también es el de todo el pueblo brasileño, a los actos de barbarie cometidos por la organización terrorista Estado Islámico, causantes el viernes de la muerte y el sufrimiento de personas de diversas nacionalidades en París. Estas atrocidades hacen aún más urgente una acción conjunta de toda la comunidad internacional en la lucha implacable contra el terrorismo", declaró la mandataria de acuerdo con 'Agencia Brasil'.

Rousseff participó en el encuentro del denominado grupo BRICS, quienes juntos suman el 46 por ciento de la población mundial y ocupan el 29 por ciento del territorio, teniendo entre sus miembros a los dos países más grandes del mundo, Rusia y China.

Esta reunión precedió y dio inicio a la décima cumbre del G-20, que reúne a las principales economías avanzadas y emergentes del mundo, entre las que se encuentran Brasil, Argentina y México.

Asimismo, durante la reunión del G-20, la presidenta alertó de los riesgos de las concesiones de subsidios agrícolas que causan distorsiones en los mercados y expresó el deseo de Brasil de atraer inversiones para su sector de infraestructuras.

ROUSSEFF ALERTA DEL EXCESO DE SUBSIDIOS AGRÍCOLAS.

Según el 'Blog de Planalto' (sede del Gobierno brasileño), Rousseff apuntó al riesgo existente debido a que los países están respondiendo a la caída de los precios de las materias primas con la concesión de subvenciones agrícolas que "distorsionan" el mercado y resaltó la importancia de salvaguardar la producción de los pequeños agricultores en los países pobres.

En la reunión, la mandataria también aseguró que Brasil está listo para atraer capital extranjero para sus inversiones en infraestructura y dijo que en 2018 desea aumentar hasta el 1,8 por ciento del PIB el porcentaje de proyectos de infraestructura que contienen capital privado.

"Vamos a asegurar los proyectos, el estado de los activos globales, la mejora de su atractivo y la rentabilidad al reducir el riesgo regulador y mejorar la estructura de gobierno. Nuestro objetivo es atraer al capital privado para buscar una mayor eficiencia de los recursos públicos", declaró.

Además, Rousseff también ha mantenido encuentros bilaterales con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y con el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.

En esta ocasión, la cumbre del G-20, que finaliza este lunes, ha estado marcada por la lucha internacional contra el terrorismo islámico y la crisis de los refugiados.