16 de febrero de 2020

Ruanda.- La ONU exige a Ruanda "medidas urgentes" contra el abuso de las autoridades a los 'niños de la calle'

Ruanda.- La ONU exige a Ruanda "medidas urgentes" contra el abuso de las autoridades a los 'niños de la calle'
Ruanda.- La ONU exige a Ruanda "medidas urgentes" contra el abuso de las autorid - SEBASTIAN RICH/SAVE THE CHILDREN - ARCHIVO

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas ha solicitado a Ruanda que emprenda "medidas urgentes" contra los abusos de los que son objeto los niños que viven en las calles de sus ciudades, en particular las de su capital, Kigali.

Según las observaciones de un informe publicado el pasado viernes, el comité ha constatado detenciones arbitrarias y abusos físicos contra los niños, entre ellos palizas, que se realizan de manera impune al estar enmarcados dentro de unas polémicas leyes antidelincuencia que habitualmente sirven de coartada para perpetrarlos.

En este sentido, la ONG Human Rights Watch publicó el pasado 27 de enero un informe en el que detallaba estos delitos contra los niños, muchos de los cuales permanecen detenidos hasta seis meses en el llamado "centro de tránsito" de Gikondo en la capital.

De hecho, y desde 2017, una nueva normativa del Gobierno para "erradicar la delincuencia" parece haber dado carta blanca a estos centros para violar los derechos de los menores, y a la Policía para detener y detener "a los niños de la calle en condiciones deplorables y degradantes, y sin el debido proceso o supervisión judicial".

"Las recomendaciones del comité de la ONU al gobierno de Ruanda para tomar medidas concretas para prevenir la detención arbitraria y el maltrato de niños son importantes para detener el abuso contra algunos de los niños más vulnerables de la sociedad ruandesa", ha declarado el director de Derechos Humanos de HRW para África Central, Lewis Mudge.

"Ruanda no solo debe tomar en serio estas recomendaciones y tomar medidas de inmediato, sino que también debe cerrar los centros de tránsito abusivos", ha añadido.

El Gobierno ruandés ha desmentido todas estas acusaciones y ha asegurado los niños en los centros de tránsito son ubicados con una familia o transferidos a un "centro de rehabilitación" en un plazo de 72 horas. HRW replica que esta afirmación se contradice con la información y los testimonos recopilados tanto por la propia organización como por Naciones Unidas.

De hecho, entre enero y octubre de 2019, una treintena de menores de 11 a 17 años confirmaron que habían pasado detenidos más de dos semanas en el centro de Gikondo. De ellos 28 afirmaron que recibieron palizas, algunas con palos, dentro de una estancia "en condiciones muy por debajo de los estándares exigidos por Ruanda y el derecho internacional", compartiendo "colchones y mantas, que a menudo estaban infectadas con piojos", y "acceso esporádico a tratamiento médico".

"El Comité de los Derechos del Niño ha dejado bien claras sus preocupaciones sobre los niños más vulnerables de Ruanda y el fracaso del Gobierno a la hora de anteponer su bienestar", ha lamentado Mudge.

"En lugar de negar la mayor", ha añadido, "el Gobierno debería hacer reformas muy necesarias, poner fin al abuso de los niños de la calle y perseguir a los responsables de las palizas y los malos tratos".