10 de julio de 2008

R.Unido.- Londres evalúa ampliar el régimen de visados a 11 países que incluyen Brasil, Venezuela y Bolivia

LONDRES, 10 Jul. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Eva Martínez Millán) -

El Gobierno británico estudia ampliar el régimen de visados a once países entre los que figuraran Brasil, Venezuela, Sudáfrica o Bolivia, tras la revisión de la 'Prueba de dispensa de visas' que acometió en todos los países no comunitarios en base a los "riesgos" que la entrada de extranjeros supone para Gran Bretaña.

Los criterios evaluados se reparten en términos como la inmigración ilegal, el crimen y la seguridad, tenidos en cuenta a la hora de determinar dónde será necesario ampliar las demandas de visados en un contexto en el que Londres la exige ya a 100 países que equivalen a tres cuartos de la población mundial.

Además, actualmente todo aquel que solicite este documento debe registrar sus huellas dactilares antes de viajar, un proceso que comenzó el pasado abril y que ha llevado a reunir ya hasta dos millones de muestras de extranjeros, según informó hoy el secretario de Estados de Fronteras del Ministerio de Asuntos Exteriores, Liam Byrne, quien cifró en 3.000 personas las que intentaron ocultar su verdadera identidad.

El departamento estudiará en los próximos meses la necesidad de aplicar nuevos regímenes de entrada para ciudadanos de Bolivia, Botswana, Brasil, Lesotho, Malasia, Mauritania, Namibia, Sudádrica, Suazilandia, Trinidad y Tobago y Venezuela, que suman unos 300 millones, es decir, el 5 por ciento del total del planeta, lo que significaría que la red de visado obligatorio de Reino Unido alcanzaría a un 80 por ciento de la población mundial.

ESTUDIO SEMESTRAL

Así, el Ejecutivo prevé introducir demandas de visa para las visitas cortas de los naturales de estos países, a no ser que reduzcan significativamente el riesgo de masificación que podrían representar para las islas a final de año, ya que no se adoptará ninguna decisión antes de 2009. En consecuencia, todo visitante procedente de estos estados deberán solicitar un documento de seis meses de duración y registrar sus huellas antes de viajar.

Con todo, el secretario de Estado de Fronteras aclaró que todavía está por "decidir cómo ampliar la red", si bien garantizó que el Gobierno "no se amedrentará de ir a lo más amplio y donde crea que tiene que ir en base a los riesgos para Reino Unido". "El Gobierno trabajará con esos países los próximos seis meses para reducir el riesgo que suponen y si son capaces de probar cambios, no habrá necesidad de aplicar un régimen de visados", explicó.