5 de octubre de 2007

El Salvador/EEUU.- El FBI inaugura un centro en El Salvador para combatir las pandillas en Centroamérica

SAN SALVADOR, 5 Oct. (EP/AP) -

La Oficina Federal de Investigación (FBI) de Estados Unidos inauguró hoy en El Salvador el primer centro regional que coordinará con nuevos planes y tecnología avanzada el combate a las pandillas en Estados Unidos y Centroamérica.

El Centro Antipandillas Transnacional (CAT) permitirá "al FBI trabajar lado a lado y coordinar toda la información valiosa para asegurar el éxito de nuestras sociedades", dijo hoy durante la inauguración el director asistente de la división criminal del FBI Keneth Kaiser.

"Esto es el comienzo... una sociedad y una alianza de luz duradera con todas estas agencias (policiales) de la región", añadió.

El embajador de Estados Unidos en El Salvador, Charles Glazer, manifestó que el CAT permitirá "afrontar esta amenaza real al ofrecer una mayor y mejor coordinada cooperación internacional". Señaló que las pandillas "operan en la frontera internacional poniendo una amenaza mayor a todos nuestros países".

Kaiser señaló que según estadísticas del FBI, en México y Centroamérica se estima que existen más de 60.000 pandilleros, mientras que otros 10.000 tienen presencia en distintas ciudades de Estados Unidos y organizados en las pandillas rivales Mara Salvatrucha (MS-13) y la Mara 18.

Kaiser mostró la preocupación por el aumento de miembros de la MS-13, una banda que está considerada "grupo muy violento, muy importante".

Señaló que en el FBI las pandillas "son probablemente nuestra segunda prioridad (de investigación) de nuestra división criminal".

El ministro de Justicia de El Salvador, René Figueroa, afirmó que para combatir la migración regional de los pandilleros es necesario "golpear los activos y las forma como estos grupos obtienen sus recursos financieros". El objetivo es "cerrarle las fronteras a la delincuencia", apuntó.

Con la inauguración de la oficina del CAT en esta capital se agilizará una gradual incorporación de otras agencias policiales de México y Centroamérica.

A la oficina de San Salvador fueron designados ocho investigadores del FBI y otros 20 de la policía local que con nuevos planes y tecnología avanzada recopilarán información de los sujetos y sus movimientos en la región.

"El objetivo es la creación de un sistema de identificación de huellas dactilares, una base de datos con los alías que se manejan, incluyendo sus características físicas, y determinando relaciones entre pandilleros y reos en prisión", explicó Figueroa.