13 de octubre de 2006

El Salvador/Honduras.- El Gobierno dispuesto a dialogar con Honduras por el conflicto de la negación de salida al mar

SAN SALVADOR, 13 Oct. (EP/AP) -

El Salvador afirmó hoy que la vía diplomática es el canal apropiado para aclarar el reciente diferendo surgido por una publicación oficial salvadoreña que le niega a Honduras una salida al Pacífico.

El ministerio de exteriores salvadoreño dijo en un comunicado que "existen magnificas relaciones con el Gobierno de Honduras, por lo que lamenta cualquier expresión pública que pueda tender a distanciarlos".

Además agregaron que la declaración es una respuesta a las "noticias y comentarios publicados en medios de comunicación de Honduras, que pueden generar una falsa impresión sobre el estado de las relaciones entre ambas naciones".

Reiteró que "la vía diplomática es el canal apropiado para dialogar, dirimir y solucionar diferencia entre Estados, especialmente sobre temas limítrofes.

El ministerio de exteriores de Honduras dijo ayer en un comunicado que "en el Libro Blanco de las fuerzas armadas de El Salvador aparecen elementos jurídicamente imprecisos en torno a los límites soberanos de Honduras".

El comunicado hondureño señaló que el Libro Blanco establece que la Isla Conejo, ubicada en el Golfo de Fonseca es parte de El Salvador. Las aguas del Golfo han sido compartidas históricamente por El Salvador, Honduras y Nicaragua.

El Libro Blanco es una iniciativa impulsada por la Organización de Estados Americanos (OEA) para resumir las estrategias de los ejércitos del continente en el nuevo orden mundial.

El Salvador informó en el comunicado de hoy que dentro del marco del diálogo diplomático presentó recientemente un reclamo formal ante el Gobierno hondureño por la intención de realizar ejercicios militares fuera del marco del Tratado de Seguridad Democrática en Centroamérica.

El Gobierno de Honduras "actuando de manera responsable ordenará la suspensión de los mismos. Lo anterior demuestra que cuando se actúa con seriedad, sensatez, discreción y buena fe, los problemas entre nuestros países se superan fácilmente".

El Salvador reiteró a la comunidad internacional y "en especial al Gobierno de Honduras, sus disposición de que todas las diferencias sean resueltas de conformidad al derecho internacional y mediante el dialogo directo a fin de lograr acuerdos justos para ambas partes".

El Salvador y Honduras se enfrentaron militarmente en 1969 y se distanciaron por 11 años, hasta que firmaron un acuerdo de paz en 1980 y sometieron el diferendo limítrofe, que data desde 1571, a la Corte Internacional de La Haya.

La Corte Internacional ratificó su decisión inapelable en diciembre de 2003 y asignó a Honduras el 69% de las áreas en disputa de la frontera. El restante 31% lo dio a El Salvador. Aún falta demarcar una parte de la línea divisoria.