23 de enero de 2014

El Salvador.- El partido opositor ARENA acusa al Gobierno de haber pactado con las pandillas y de llegar a pagarles

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El diputado salvadoreño Roberto d'Aubuisson, del partido opositor Alianza Revolucionaria Nacionalista (ARENA), ha acusado este miércoles al Gobierno de haber pactado con las pandillas y ha presentado unos documentos donde se incluyen presuntas conversaciones entre funcionarios y cabecillas de las maras.

Asimismo, D'Aubuisson ha denunciado que los líderes de estas pandilla "tenían permisos para salir" del país con el aval del presidente de la República de El Salvador, Mauricio Funes, entre otros privilegios. De la misma forma, ha afirmado que el Ejecutivo llego a usar fondos del Organismo de Inteligencia del Estado para pagarles dinero, según el portal Elsalvador.com.

Solo dos días antes, el candidato presidencial por ARENA, Norman Quijano, aseguró que hará uso del estado de excepción "para combatir el problema de inseguridad y de las maras" si sale vencedor de las elecciones que tendrán lugar el próximo 2 de febrero.

En una entrevista a CNN Español, Quijano explicó que "el estado de excepción permite recurrir a una institución armada para que pueda hacerse cargo de las tareas de seguridad pública", de forma que, además, se luche contra el narcotráfico y el crimen organizado.

"Las maras en El Salvador se han convertido en un verdadero cáncer en nuestra sociedad, no solamente por la alta tasa de homicidio sino porque frenan demasiado la inversión", dijo el candidato derechista, que recordó que la posición de su partido se basa en los "valores cristianos".

LAS PANDILLAS PROMETIERON UNA CAMPAÑA SIN INCIDENTES

Los portavoces de las principales pandillas de El Salvador se comprometieron a "contribuir" para que las elecciones, así como la campaña electoral que está en marcha, se desarrolle sin incidentes, "en un ambiente ordenado, de respeto, alegre y en paz".

A través de un comunicado, los pandilleros señalaron que seguirán contribuyendo al proceso de pacificación, iniciado el pasado 9 de marzo de 2012 --sin participación oficial del Gobierno--, "independientemente de quien sea elegido como presidente de la República en esas elecciones", tal y como recoge el diario salvadoreño 'La Página'.

"Nosotros seguimos adelante con el proceso, que ha permitido en tan solo 22 meses bajar en más del 50 por ciento la tasa de homicidios, que entre 2011 y 2012 había situado a El Salvador como el segundo país más violento del planeta", reiteran en dicho documento.

CAMINO DE LAS ELECCIONES

El próximo 2 de febrero unos 4,8 millones de salvadoreños están llamados a las urnas a unas elecciones presidenciales de dos vueltas, por lo que si el candidato más votado no consigue superar el umbral del 50 por ciento de los sufragios, se repetirán el 9 de marzo.

Los principales candidatos a la presidencia del país son Salvador Sánchez, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y Norman Quijano, de la Alianza Revolucionaria Nacionalista (ARENA).

El FMLN se convirtió en junio del 2009 en el primer Gobierno de izquierda del empobrecido país centroamericano, tras ganar las elecciones presidenciales con la promesa de resolver los graves problemas de desempleo y violencia.

Por su parte, ARENA gobernó durante dos décadas (1989-2009) pero en los últimos años de gestión se vio envuelta en casos de corrupción y sus políticas propiciaron el aumento del crimen y de la pobreza, lo que provocó su caída.