7 de octubre de 2006

El Salvador.- Los presidentes de los tres poderes del Estado instan al pueblo a unirse contra la delincuencia

SAN SALVADOR, 7 Oct. (EP/AP) -

Los presidentes de los tres poderes del Estado en El Salvador se reunieron el viernes para analizar el tema de la seguridad ciudadana y llamaron a todos los sectores del país a unirse a la "cruzada nacional país seguro, compromiso de todos".

En un mensaje dirigido a la nación, el presidente salvadoreño, Tony Saca, aseguró que "la amenaza de la delincuencia y del crimen organizado se ha convertido en una verdadera agresión al Estado y al pueblo salvadoreño".

Saca, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Agustín García Calderón, y el presidente de la Asamblea Legislativa, Rubén Orellana, llamaron a los ciudadanos a unirse a los "esfuerzos como nación para enfrentar el problema y visualizar un objetivo común que es el de llevar seguridad y tranquilidad a la familia salvadoreña".

También invitaron a los responsables de la empresa privada a unirse a esta lucha, actuando como lo hicieron cuando el secuestro preocupaba a todos los salvadoreños y afirmaron que "su participación decidida y valiente es necesaria pues los inversionistas quieren un país en el que su seguridad esté garantizada".

A los empresarios les dijeron que "sus aportes económicos y de estrategia serán bienvenidos". Además, apelaron a la conciencia ciudadana y a su valentía. "Hemos vencido a enemigos más peligrosos, no desistamos, unámonos, denunciemos y contribuyamos con las autoridades", aseguraron.

El mandatario se comprometió a priorizar este tema en su agenda de trabajo y a otorgar los recursos que sean necesarios a las autoridades para que cumplan adecuadamente con sus funciones.

Aseguró que ha dado instrucciones para que se continúe depurando de malos elementos la Policía Nacional Civil, "pues los salvadoreños debemos confiar en aquellos que tienen en sus manos nuestra seguridad".

MÁS DE 2.500 MUERTOS EN OCHO MESES

Según informes del Instituto estatal de Medicina Legal, en los primeros ocho meses del año, unas 11 personas han sido asesinada cada día, contabilizando 2.614 personas muertas en hechos de violencia.

La mayor cantidad de asesinatos han ocurrido en la vía pública o en la calle en el departamento de San Salvador y en el 80% de los hechos se han utilizado armas de fuego.

El informe detalla que la delincuencia común causó el 19,4% de los crímenes y las pandillas o maras el 12,7%. Durante el año pasado, se registraron en el país 3.812 homicidios, un alza respecto a los 2.933 casos del 2004.

Para las autoridades policiales, que no entregan estadísticas, el mayor porcentaje de los homicidios son atribuibles a las temidas pandillas rivales: la Mara Salvatrucha y la Mara 18, que mantienen en zozobra a la población. Los pandilleros son combatidos en este país con el Plan Súper Mano Dura, implementado por el presidente Saca tras asumir en junio del 2004.

En El Salvador hay registros policiales de 9.700 pandilleros, pero a esa cifra hay que restarle más de 3.500 que guardan prisión en diferentes penales del país.