13 de mayo de 2007

El Salvador.- Vendedores de música y películas piratas se enfrentan con la Policía en San Salvador

SAN SALVADOR, 13 May. (EP/AP) -

Más de un centenar de vendedores de discos piratas que protestaban por el decomiso de mercancía ilegal incendiaron tres vehículos, saquearon varios negocios en el centro de la capital y se enfrentaron a la Policía. Al menos catorce personas fueron detenidas.

El subdirector de la Policía Nacional Civil, José Luis Tobar Prieto, informó en el lugar de los hechos que los vendedores de discos piratas iniciaron los disturbios cuando agentes de la Policía les decomisaron su mercancía.

Los vendedores, que iban con los rostros cubiertos, incendiaron un coche patrulla de la Policía, un automóvil particular y otro de la cadena de televisión Telecorporación Salvadoreña.

También saquearon varios negocios de la zona y cortaron varias calles del centro de la capital, hasta que se presentaron las unidades antidisturbios de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UNO) de la Policía, que utilizaron gases lacrimógenos y dispararon balas de goma.

Los encolerizados vendedores destrozaron los escaparates de varios negocios y dañaron vehículos de transporte público, según informó a AP Eduardo Rivera Mayén, de los Comandos de Salvamento. Mayén indicó que uno de sus voluntarios resultó herido "con golpes de las piedras, pero no sabemos de dónde llegaron, no sabemos por quién".

Mayén confirmó que una persona herida de bala fue trasladada al hospital Rosales de la capital, pero en la oficina de comunicaciones de la Policía aseguraron que no tenían ninguna información al respecto.

Sergio Rodríguez, uno de los periodistas de la radio YSKL que transmitió en directo todo lo que ocurría, confirmó a AP que "los vendedores la emprendieron contra la prensa y contra los Comandos de Salvamento".

Rodríguez, que acompañó a las fuerzas de choque de la Policía cuando lanzaron los gases lacrimógenos, indicó que nunca había vivido una experiencia así. "Sentía que me moría, no tenía ninguna protección y me pegaron los gases", afirmó.

Un oficial de la policía, el cual se identificó como el subcomisionado Rauda, dijo a los periodistas que la agencia cuenta con información de que "los vándalos tienen armas cortas, pero sólo tenemos un policía lesionado con piedras".

Los Comandos de Salvamento indicaron a AP que auxiliaron a decenas de personas afectadas por los gases lacrimógenos y a otras que resultaron golpeadas al encontrarse entre manifestantes y policías.

El subcomisionado Rauda dijo que, de ser necesario, harán uso de la fuerza "para reducir al último grupo de vendedores" que continuaban desafiando a los policías.

Un par de horas después, las fuerzas de choque de la policía ya habían controlado la zona, pero se informó de que mantendrían unidades para resguardar los negocios y proteger a la población.