21 de julio de 2012

Santos advierte de la amenaza permanente que suponen las FARC

BOGOTÁ, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha advertido este viernes que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) continúa siendo una amenaza permanente a pesar del debilitamiento sufrido en los últimos años.

   En una comparecencia parlamentaria, Santos ha admitido que las FARC preservan su capacidad de actuación, si bien cada vez está más arrinconada debido a que su radio de operaciones se ciñe a tan solo 18 municipios de algo más de un millar que hay en Colombia, afectando al dos por ciento de la población.

   Esta zona de mayor intensidad combativa de las FARC corresponde con el departamento de Cauca, en el suroeste de Colombia, donde las ofensivas de la guerrilla contra elementos del Ejército y las fuerzas de seguridad colombianas son continuas. La seguridad de la población ha sido cuestionada por la oposición que exige al presidente Santos más medidas para garantizar la protección de la población de esta zona.

   Las FARC ya no tienen influencia a lo largo y ancho del territorio, sino que cada vez más se limitan a unas escasas áreas, ha remachado el mandatario colombiano. "La orden es clara y contundente: mantener la máxima presión militar sobre estas organizaciones ilegales", ha apostillado.

EL CERCO A LAS FARC

   Con más de 9.000 combatientes, "la guerrilla sigue insistiendo en su camino de violencia y terrorismo y eso, por supuesto, desconcierta y atemoriza a la población, pero aquí tampoco podemos perder la perspectiva: a las FARC las seguimos debilitando, conservan su capacidad de daño pero están cada vez más arrinconadas", ha explicado Santos.

   En este sentido, ha ensalzado las caídas del líder y el 'número dos' de las FARC, alias 'Alfonso Cano' y alias 'Mono Jojoy', en los últimos dos años, así como la captura de otro de los cabecillas de la organización. Santos ha precisado que, en el primer semestre de este año, doce comandantes de las FARC han fallecido en combates con el Ejército y seis han perecido en lo que va de mes, lo que supone un incremento del 76 por ciento en comparación con años anteriores.

   Las recientes ofensivas acometidas por las FARC no justifican su "fortaleza", ya que el cerco sobre la guerrilla, además, está provocando el corte de las rutas para el tráfico de drogas y la incautación de bases de apoyos, ambos ejes fundamentales para la financiación de la organización y el sustento de su entramado.

   Hasta ahora, "nunca pudimos llegar a sus centros estratégicos, simple y llanamente porque no teníamos suficientes recursos para hacerlo", ha señalado Santos. "Nos tocaba simplemente contenerlos, por ejemplo en el Cauca (...) nos contentábamos con que no tomaran la carretera Panamericana --la principal autopista que atraviesa Colombia-- pero andaban como Pedro por su casa por las montañas", ha agregado.

   Hasta 5.000 soldados engrosarán el Ejército colombiano en las próximas semanas para sumarse a la lucha contra la guerrilla, que sobrevive desde hace 48 años, y a los siete contingentes creados especialmente para contrarrestar las acometidas de las FARC, según ha anunciado Santos, según han recogido medios locales.