23 de enero de 2012

Santos lamenta el exceso de "pazólogos" en una eventual negociación con las FARC

 

   BOGOTÁ, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha lamentado "que todo el mundo quiera ser pazólogo" en una eventual negociación entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ya que "eso es lo que dificulta cualquier proceso".

   En una entrevista publicada este domingo por el diario 'El Espectador', Santos ha negado que el Gobierno esté inmerso en un diálogo con las FARC, al tiempo que ha atribuido ese "rumor" a "la gente interesada en adquirir protagonismo".

   Así, ha rechazado también que, aunque no exista un proceso de negociación, el Gobierno esté buscando un acercamiento con la guerrilla a través de diversos mediadores, como el embajador colombiano en Cuba, Gustavo Bello, o la presidenta de Colombianos y Colombianas por la Paz, Piedad Córdoba.

   "Son puros rumores (...) La situación es igualita a la que hemos tenido en el pasado reciente" ha dicho Santos, reiterando la disposición del Gobierno a dialogar con las FARC, si la guerrilla prueba su buena voluntad.

   "Lo que no podemos permitir, bajo ninguna circunstancia, es que se repita lo que han hecho las FARC tantas veces, que es aprovechar cualquier intento de negociación para fortalecerse militar y políticamente", ha subrayado.

   Así las cosas, el entrevistador ha preguntado a Santos si la paz en un objetivo de segunda legislatura, a lo que éste ha respondido que "la paz vendrá cuando se den las circunstancias necesarias". "No hay que tener afán para buscarla, si se dan esas circunstancias, se comienza un diálogo, y si no, que el que venga afronte la situación como mejor le parezca", ha apuntado.

   Enlazando con la posibilidad de que afronte un segundo mandato, ha reiterado que hasta mediados del próximo año no anunciará si se presenta a las elecciones presidenciales de 2014. "Esas cosas están totalmente fuera de lugar y de tiempo. Creo que lo peor que le puede pasar a este país es hablar de reelección en este momento", ha indicado.

   A este respecto ha negado los rumores que apuntan a que no se presentará a la reelección para aspirar a la Secretaría General de Naciones Unidas. "También son puros rumores, entre otras cosas porque después de Ban Ki Moon la Secretaría General le corresponde al Este de Europa", ha recordado.

   RESTITUCIÓN DE TIERRAS

   Al margen de las FARC, Santos ha señalado el proceso de restitución de tierras, incluido en la Ley de Víctimas, como una de las prioridades de su Gobierno, por lo que ha insistido en que seguirá adelante, a pesar de la "mano negra" de la "extrema derecha" y la "extrema izquierda".

   "Hay un gran desafío institucional, pero estamos preparados. La gente está trabajando muy duro, la cosa va marchando bien", ha dicho el presidente, aunque ha reconocido que el proceso "no va a ser fácil" porque "hay muchos enemigos".

   Interrogado por la identidad de esos "enemigos", Santos ha indicado: "aquí hay una mano negra de la izquierda y una de la derecha que están queriéndose interponer (en el proceso de restitución de tierras). Los colombianos saben muy bien de quién se trata".

   RELACIONES INTERNACIONALES

   En el ámbito de las relaciones internacionales, el presidente de Colombia ha rehusado comentar el nombramiento como ministro de Defensa de Venezuela de Henry Rangel, acusado por Estados Unidos de tener vínculos con las FARC.

   "Parte de los acuerdos que tenemos con el presidente (de Venezuela, Hugo) Chávez, es el de respetar las decisiones internas de cada país", ha subrayado. Por ello, "cualquier comentario o reclamo lo tramitaremos a través de los canales diplomáticos, no a través de los micrófonos", ha explicado.

   Sobre la intención de Colombia de mediar en el conflicto entre israelíes y palestinos, muy criticada por algunos sectores, Santos ha recordado que fueron las partes quienes solicitaron la intervención del país. "Seguimos prestos a ayudar en lo que nos pidan", ha apuntado.

   ENFRENTAMIENTO CON URIBE

   Por otro lado, se ha referido a su supuesto enfrentamiento con su antecesor en el cargo, Álvaro Uribe, quien habría confesado a la ex presidenta panameña Mireya Moscoso que está desilusionado con Santos, que fue su ministro de Defensa. "Tengo un mantra: no pecu, no pecu, no pecu. No pelear con Uribe", ha recordado.

   "Por el presidente Uribe no tengo sino respeto, admiración y gratitud, y lo que la gente diga es interpretación de cada uno. A mí no me van a poner a pelear con el presidente Uribe", ha sentenciado Santos.

   Además, ha recordado que los 'uribistas' que forman parte del Gobierno han sido ratificados en sus cargos, desmintiendo así que este sector se haya consolidado como un grupo de oposición a sus políticas.