6 de julio de 2016

Secretario de Comercio argentino: "Salvamos al país de entrar en un camino como el de Venezuela"

Secretario de Comercio argentino: "Salvamos al país de entrar en un camino como el de Venezuela"
WIKIPEDIA

   MADRID, 6 Jul. (Notimérica) -

   La secretaría de Comercio argentina se encarga, según la web oficial, de velar por las relaciones comerciales equitativas, proteger los derechos del consumidor, mejorar el acceso a bienes y servicios y garantizar los mercados competitivos.

   Su secretario general, Miguel Braun --que asumió el cargo el pasado mes de diciembre con la llegada al poder de Mauricio Macri-- se encuentra de visita oficial en Madrid, donde ha concedido una entrevista a Notimérica en la que ha asegurado que Argentina tiene como desafío la generación de empleo.

   Pregunta (P): ¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta Argentina en materia de comercio exterior?

   Respuesta (R): Argentina tiene un principal desafío que es la generación de empleo y para eso nuestro gobierno considera que la clave pasa por genera un fuerte flujo de inversiones que permita insertar la economía de manera inteligente en la economía global. De esta manera necesitamos promover las exportaciones y para lograr esto necesitamos llevar adelante diversas cuestiones como normalizar y estabilizar la macro, pero también trabajamos fuertemente para generar acuerdos comerciales como por ejemplo el acuerdo Mercosur con la Unión Europea, que permita abrir mercados para la producción en Argentina.

   Necesitamos trabajar muy fuerte en la infraestructura, aquí tenemos un plan muy ambicioso para la productividad mediante la bajada de los costos logísticos. Pensando más hacia adelante también necesitamos un fuerte desarrollo del sistema financiero. Argentina todavía tiene un sistema financiero muy pequeño, un 15 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) son los créditos al sector privado, hay que ir trabajando en una reforma tributaria que rebaje un poco la presión. Pero esto va a llevar tiempo hasta que se pueda perpetrar.

   P: ¿Qué metas se ponen para estos cuatro años?

   R: En los últimos 20 años, Mercosur tiene apenas acuerdos de libre comercio, con algo menos del 10 por ciento del PIB de la economía mundial. Si nosotros lograramos avanzar en el acuerdo de la Unión Europea, avanzar con Japón y otros grandes países podríamos ampliar mucho el tamaño de mercado para las empresas argentinas, esto permitiría aumentar en un 50 por ciento las exportaciones en estos cuatros años. Me parece un objetivo factible y que supondría superar la máxima marca a la que llegaron las exportaciones, que fue en el 2011, donde alcanzaron unos 80.000 millones de dólares.

   P: ¿Cómo valora las relaciones comerciales con España? ¿Cree que es una buena noticia que los resultados electorales españoles hagan presagiar cuatro años más de Gobierno de Mariano Rajoy?

   R: Tenemos una complementariedad muy fuerte con España, no solo en tema comercial sino también en la cuestión de las inversiones con una muy fuerte presencia de empresas españolas en Argentina, y es algo que queremos recuperar y fortalecer. Por eso estamos aquí y hemos mandado un embajador de primer nivel. Nosotros trabajamos con España como país y lo que queremos es que haya un Gobierno estable que lleve adelante buenas políticas y que sostenga sobretodo el excelente trabajo que hace España en promover el acuerdo de la Unión Europea con el Mercosur, y también la fuerte relación bilateral.

    P: Y en Iberoamérica, ¿avanzan cómo deberían las relaciones comerciales entre los distintos países de la región?

    R: Argentina es miembro pleno del Mercosur, es un grupo muy fuerte y que si fuera un país representaría la sexta economía del mundo, tiene tres trillones de dólares del PIB, 300 millones de habitantes, es uno de los más fuertes exportadores en cuestiones de agroindustria y tiene un potencial en algunas áreas de minería, como el litio. Es un grupo muy interesante y por eso creemos que podemos avanzar en negociaciones con la Unión Europea y otros países y regiones del mundo.

    P: ¿Cree que sería posible ver en el futuro una alianza que facilite el libre tránsito de personas, capitales y mercancías entre todos los países de la región?

    R: Dentro del Mercosur está muy avanzado, mucho más que en la Alianza del Pacífico, por ejemplo. Es una aspiración ya que cada vez más el mundo está más interconectado y tenemos que reconocer esa realidad. Ojalá lo podamos ver en los próximos años.

    P: El presidente Macri ha acudido como invitado precisamente a la Cumbre de la Alianza del Pacífico. ¿Le gustaría a Argentina formar parte de la misma o Macri consideraría más apropiada una convergencia entre la Alianza y Mercosur?

    R: Estamos con una agenda y estrategia muy ambiciosa y multidimensional, abrirse a la Alianza del Pacífico no implica dejar de lado el Mercosur. Argentina es un miembro pleno de Mercosur, y eso es un política de Estado. Ahora el presidente Macri ha abierto las conversaciones con la Alianza del Pacífico para un mayor acercamiento. Creo que los caminos no son incompatibles sino que son parte de una estrategia en la cual Argentina tiene que aprovechar todos sus recursos para ponerlos en juego en el concierto internacional y tener relaciones profundas y constructivas con todos los países del mundo.

   P: ¿Cómo afronta este nuevo Gobierno el 'Brexit' de Reino Unido? ¿Qué implicaciones puede tener en relación a la soberanía de las islas Malvinas?

   R: Ese es un reclamo permanente en Argentina. Esta situación no modifica ese reclamo, por supuesto Argentina lo hace a través de las instituciones internacionales y siempre con un espíritu de paz y diálogo, pero es un reclamo permanente. Hay que ver que sucede con el Brexit, pienso que no está dicha la última palabra pero esperemos que eso no complique las negociaciones con la Unión Europea.

P: ¿Cómo evalúa la visita de Macri a la Unión Europea?

   R: Muy positiva. Ya hemos recibido en Argentina la visita del presidente francés (François) Hollande y del presidente italiano (Mateo) Renzi. El presidente Macri ha devuelto esa visita estando en Alemania y Francia y su mensaje ha sido muy claro y pone como prioridad estratégica el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, mostrando una total voluntad de Argentina para avanzar en esta negociación.

   Tiene una importancia estratégica en lo comercial pero además tiene una relevancia geopolítica muy importante, que es anclar institucionalmente y juntar a países que comparten valores fundamentales como la libertad, la democracia y los derechos humanos.


    P: ¿Está previsto que el presidente Macri venga a España?

    R: Seguramente vendrá, no sé como estará la agenda de viaje pero tarde o temprano vendrá a España porque es un país amigo y tenemos mucho contacto comercial y cultural.

    P: La pobreza en Buenos Aires ha aumentado en un 13,43 por ciento, pasando de un 18 a un 33 por ciento, ¿esta situación no avergüenza al Gobierno?

    R: Sin entrar a hablar de números, hasta que el Instituto de Economía Popular (IndEP) no saque los números oficiales, es difícil tener una conversación inteligente sobre las estadísticas sobre la pobreza, cosa que sucederá en los próximos meses. Lo que no hay ninguna duda es que la Argentina tiene un núcleo de pobreza estructural que con el ciclo económico, cuando cambian los ingresos nominales puede aumentar o reducirse un poco, pero sabemos que entre un 25 y 30 por ciento de la población tiene serios problemas económicos y ese es un desafío estructural que tiene nuestro país.

    Por ello el presidente Macri ha puesto la pobreza cero como una de las tres grandes prioridades de su Gobierno junto con el combate al narcotráfico y lo que llamamos 'unir a los argentinos' que es una consolidación de las instituciones democráticas, el diálogo y el federalísmo, son cuestiones que hacen a la convivencia cotidiana.

    Consideramos que la manera de combatir la pobreza es como lo han hecho los países que han podido reducir fuertemente la pobreza que es a través de la inversión que genera empleo de calidad.

    P: La subida abusiva de la luz fue una de las primeras medidas que adoptó el presidente y una de las más polémicas, junto a otras subidas como el agua, el gas o el transporte público. ¿No han sido excesivos tantos aumentos en apenas seis meses de legislatura?

    R: Todavía las tarifas eléctricas y de gas no cubren plenamente los costos y provisión. Entendemos que a mucha gente esta subida le ha supuesto un impacto fuerte en el bolsillo, por ello el Gobierno tiene una tarifa social para la gente que más lo necesita y a la vez ha habido muchas medidas que contribuyen a aumentar el ingreso por ejemplo, la reducción al impuesto a las ganancias para los trabajadores a través del aumento del mínimo no imponible, un aumento de las jubilaciones, un aumento de las asignaciones de los planes sociales que recibe mucha gente.

    Consideramos que la política de ingresos permite compensar ese aumento y para la gente que eso no le alcanza está la tarifa social. Pensamos que era una medida necesaria y a la vez tomamos medidas para aligerar el impacto. No podemos tener un sistema regresivo en el cual subsidiamos a los más ricos.

    P: 1.500 despidos en la Administración Pública también nada más asumir el poder. ¿Habrá más?

    R: No están planificados más despidos. Lo que hubo es un ordenamiento de una serie de abusos con los fondos públicos que eran escandalosos. Yo puedo hablar de la Secretaría de Comercio donde había 'barra bravas' contratados, había 42 personas que trabajaban para el secretario anterior, que era agregado comercial en Italia y seguían contratados en la Secretaría de Comercio, había personas que no venían a trabajar y seguían cobrando. Lo que hemos hecho es una normalización de la administración. Somos responsables de los fondos, ya que estamos hablando del dinero de los argentinos.

P: ¿Cómo calificaría la herencia recibida del Gobierno de la expresidenta Cristina Fernández?

    R: Creo que Argentina se salvó de entrar en un camino como el de Venezuela. Un camino de creciente autoritarismo, creciente aislacionismo del mundo, de un Gobierno que abusaba de la libertad de expresión, que perseguía opositores y que ahora está saliendo a la luz un nivel de corrupción inédito en la historia de la Argentina. Lo que revela esencialmente el proyecto de Cristina es que era un proyecto de centralización del poder.

    Por suerte la sociedad argentina demostró una madurez para democráticamente elegir un camino distinto y obviamente hemos recibido una herencia complicada, pero no nos quejamos, sino que nos ocupamos de cambiarla y construir un país mejor.