2 de julio de 2009

Secretismo sobre armas de Saddam apuntaba a Irán: reportes FBI

Por Joanne Allen

WASHINGTON (Reuters/EP) - Saddam Hussein creía que Irán era una amenaza significativa para Irak y prefirió dejar abierta la posibilidad de haber tenido armas de destrucción masiva para evitar parecer vulnerable, de acuerdo a documentos desclasificados del FBI de interrogatorios al ex líder iraquí.

"Hussein creía que Irak no podía parecer débil ante sus enemigos especialmente ante Irán", escribió el agente especial del FBI George Piro en apuntes sobre una conversación que sostuvo con Saddam en junio del 2004 sobre armas de destrucción masiva (WMD, por sus siglas en inglés).

El creía que Irak estaba siendo amenazado por otros en la región y debía parecer capaz de defenderse, precisó el reporte.

Los reportes del FBI, publicados el miércoles, indicaron que Saddam afirmó estar más preocupado de que Irán descubriera las debilidades y vulnerabilidades de Irak, que de las consecuencias que podría tener en las acciones que Estados Unidos asumiera por impedir el reingreso al país de inspectores de armamento de la ONU.

Los inspectores buscaban armas de destrucción masiva. "En su opinión, los inspectores de la ONU habrían identificado directamente a los iraníes en dónde causar el máximo daño a Irak", precisaron documentos obtenidos y publicados por el Archivo de Seguridad Nacional, instituto de investigación no gubernamental.

Saddam comenzó una sangrienta guerra fronteriza con Irán en 1980 que duró hasta 1988, durante la cual Irak utilizó armas químicas.

El ex presidente estadounidense George W. Bush inició una guerra en Irak en el 2003, citando la amenaza de armas de destrucción masiva por parte del Gobierno de Saddam, pero éstas jamás fueron encontradas.

Agentes especiales del FBI realizaron 20 entrevistas formales y al menos sostuvieron cinco "conversaciones casuales" con el ex líder iraquí, tras ser capturado por tropas estadounidenses en diciembre del 2003, de acuerdo a los documentos.

Saddam, identificado como "Detenido de Alto Valor #1", compartía la hostilidad de Bush hacia los "fanáticos" iraníes mulá, de acuerdo a grabaciones del FBI a las conversaciones sostenidas entre febrero y junio del 2004 en su celda de detención en el aeropuerto internacional de Bagdad.

Saddam también negó cualquier conexión con el líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, a quien calificó como un "fanático" y citó a Corea del Norte como su más probable aliado ante un momento decisivo.

Además asumió responsabilidad personal en ordenar el lanzamiento de misiles SCUD en contra de objetivos israelíes durante la Guerra del Golfo Pérsico en 1991 porque culpaba a Israel y su influencia en Estados Unidos por "todos los problemas de los árabes", expresaron los reportes.

Durante las entrevistas, Saddam rechaza algunos ejemplos de lo que consideraba mitos, como al aparente uso de dobles.

Saddam fue ejecutado en diciembre del 2006, tras ser condenado por crímenes en contra de la humanidad por una corte iraquí por la muerte de 148 hombres y muchachos chiítas.