15 de noviembre de 2019

Siria.- Al Assad dice que la guerra no acabará por aprobar una nueva constitución sino con la derrota del "terrorismo"

Siria.- Al Assad dice que la guerra no acabará por aprobar una nueva constitución sino con la derrota del "terrorismo"
Siria.- Al Assad dice que la guerra no acabará por aprobar una nueva constitució - -/SANA/DPA

Dice que el conflicto comenzó porque "los terroristas masacraban" y que en las protestas había gente que recibía dinero por ir

MADRID, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha asegurado que la guerra de Siria no terminará por el hecho de que se apruebe una nueva constitución para el país sino cuando se derrote por completo al "terrorismo".

"Hay intentos de presentar la solución del conflicto como algo que depende del trabajo del Comité Constitucional. La guerra en Siria no estalló porque hubiera discrepancias en torno a la Constitución sino porque los terroristas masacraban a militares, policías y civiles, porque estaban destruyendo las infraestructuras. En virtud de ello, la guerra terminará cuando hayamos acabado con el terrorismo", ha afirmado Al Assad, en una entrevista concedida a la cadena de televisión rusa Rossiya 24 y a la agencia de noticias Sputnik.

El mandatario sirio ha dicho, sin embargo, que ve "necesario" analizar la Constitución "como cualquier otro documento" e "introducir enmiendas de acuerdo a la nueva realidad en Siria". "No es la Sagrada Escritura, así que no tenemos ningún problema con ello y hemos tomado esta vía", ha señalado.

El Comité Constitucional es un órgano con representación del régimen sirio, la oposición y la sociedad civil que ha sido impulsado por Naciones Unidas para redactar una nueva Constitución para el país árabe. Siria vive desde marzo de 2011 un conflicto que comenzó por la represión de las fuerzas de seguridad sirias contra las manifestaciones masivas contra el régimen y que posteriormente derivó en un conflicto que enfrenta a grupos rebeldes y terroristas con las fuerzas gubernamentales sirias, apoyadas por Rusia e Irán.

Al Assad ha subrayado, además, que nadie se verá beneficiado en el caso de que Estados Unidos y Rusia se enfrenten en Siria. "Por supuesto que no pensamos en un enfrentamiento entre Estados Unidos y Rusia. Evidentemente, no nos beneficiaría a nosotros ni a Rusia ni a la estabilidad global, aparte de que sería peligroso", ha indicado.

DICE QUE TURQUÍA QUIERE ENVIAR TERRORISTAS AL NORESTE DE SIRIA

Al Assad también se ha pronunciado sobre la intervención de Turquía en el norte de Siria y ha denunciado que la intención de Ankara de trasladar a refugiados sirios al noreste del país árabe busca en realidad enviar allí a terroristas y provocar un conflicto étnico.

"Nadie se cree que Turquía quiera repatriar a tres millones de refugiados sirios a esa zona. Es un manto humanitario para crear un espejismo. Incluso si realmente quisiera hacerlo, es absurdo y este escenario llevaría a un conflicto entre los residentes, los que viven en esas ciudades y pueblos, y los que lleguen de fuera porque los vecinos de esas zonas no cederán los derechos respecto a sus territorios. Eso significa provocar un conflicto de carácter étnico", ha dicho.

El mandatario sirio ha asegurado que el objetivo de Ankara con el traslado de refugiados sirios al noreste del país es "trasladar a esas tierras a los terroristas que operaban en territorio sirio y fueron derrotados, junto con sus familias para que formen una nueva sociedad radicalizada con la filosofía que tiene el régimen turco". "En todo caso, ambas opciones son muy peligrosas y buscan desestabilizar a Siria, por eso lo rechazamos de pleno", ha asegurado.

Turquía puso en marcha el 9 de octubre la ofensiva militar Manantial de Paz destinada a expulsar del noreste de Siria a los milicianos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), lideradas por los combatientes kurdos sirios de las Unidades de Protección Popular (YPG).

Por último, Al Assad ha acusado a Occidente de estar detrás de las protestas contra el Gobierno en Líbano y en Irak, al tiempo que ha asegurado que las protestas que se vivieron en Siria en 2011 no fueron espontáneas sino integradas por personas a los que les pagaban dinero para acudir y un número menor de personas que iban porque querían cambiar algo.

"Al mismo tiempo, si esas manifestaciones en los países vecinos son espontáneas, sinceras, encarnación del anhelo del pueblo de cambiar la situación política y económica, entonces es imprescindible, sin duda alguna, que sigan siendo nacionales. Porque los países que se inmiscuyen en todo el mundo, tales como Estados Unidos, Occidente, sobre todo Reino Unido, Francia y otros, sin falta aprovecharán la situación para ejercer su papel y girar los acontecimientos hacia el cauce que les convenga", ha concluido.