11 de febrero de 2020

Siria.- Erdogan recalca que Siria "pagará un precio muy alto" por atacar a los militares de Turquía desplegados en Idlib

Siria.- Erdogan recalca que Siria "pagará un precio muy alto" por atacar a los militares de Turquía desplegados en Idlib
Siria.- Erdogan recalca que Siria "pagará un precio muy alto" por atacar a los m - MURAT_KULA/TURKSIH PRESIDENCY/DP / DPA

MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha recalcado este martes que el Ejército sirio "pagará un precio muy alto" por atacar a los militares que mantiene desplegados en la provincia de Idlib, el noroeste del país árabe y escenario de una ofensiva de las autoridades contra los rebeldes y yihadistas que controlan la zona.

"Hemos dado un golpe rotundo al (Gobierno) sirio. Han sido gravemente castigados, especialmente en Idlib, pero no es suficiente. Habrá más", ha advertido, según ha informado la agencia estatal turca de noticias, Anatolia.

En el marco de la última semana de la ofensiva siria contra Idlib han muerto al menos doce soldados turcos, mientras que Ankara ha asegurado haber respondido "neutralizando" a más de 170 militares sirios. Turquía usa el término para referirse a personas muertas, heridas o capturadas.

Por su parte, el Gobierno sirio ha reiterado este mismo martes su "rechazo categórico" a la presencia de fuerzas turcas en el país y ha apuntado que Ankara "no tendrá éxito a la hora de revivir a las organizaciones terroristas", tal y como ha recogido la agencia estatal siria de noticias, SANA.

Fuentes del Ministerio de Exteriores sirio han denunciado que "el régimen turco mantiene su agresión contra la soberanía y la integridad territorial siria a través del despliegue de más fuerzas en Idlib y Alepo y a través de ataques contra áreas residenciales y puestos militares".

Así, ha recalcado que ello supone "una violación flagrante del Derecho Internacional" y que "contradice los entendimientos en Astaná y Sochi para una reducción de la violencia en Idlib".

Los gobiernos de Turquía y Rusia, que apoyan a bandos distintos en el conflicto, alcanzaron en 2018 en Sochi un acuerdo para crear una zona desmilitarizada en Idlib para impedir una ofensiva del Ejército contra la provincia, controlada por rebeldes y yihadistas.

Por otra parte, Turquía, Rusia e Irán son los garantes del conocido como proceso de paz de Astaná, lanzado en Kazajistán en enero de 2017 para poner fin a la guerra en Siria. El proceso va en paralelo al impulsado por Naciones Unidas en Ginebra.

La provincia de Idlib y zonas de las de Alepo y Hama se encuentran en manos de varios grupos armados, el más importante de los cuales es el grupo yihadista Hayat Tahrir al Sham (HTS). El Gobierno de Siria ha defendido que la ofensiva es parte de su lucha contra el terrorismo en el país.

A punto de cumplirse el noveno aniversario del inicio de la guerra civil en Siria, el Gobierno de Al Assad ya ha recuperado el control de casi todo el territorio sirio, a excepción de zonas de Idlib y partes del norte y el noreste del país, donde operan milicias kurdas y grupos rebeldes apoyados por Ankara tras su ofensiva contra los grupos kurdos en la zona fronteriza.