7 de julio de 2009

Suben a cuatro víctimas fatales por influenza H1N1 en Colombia

BOGOTA (Reuters/EP) - Colombia reportó el lunes dos nuevas muertes por la influenza H1N1, con lo que se elevó a cuatro las víctimas fatales por el virus en el país sudamericano desde que se detectó el primer caso hace más de 2 meses, informó el Instituto Nacional de Salud.

El organismo gubernamental dijo que las dos nuevas víctimas fueron una mujer de 28 años, que falleció el pasado 4 de julio en un hospital de Bogotá, y una menor de edad que murió en la ciudad de Soacha, en las afueras de Bogotá.

"La señora consultó el 26 de junio con cuadro febril asociado a dolor de garganta, tos, malestar general y dificultad respiratoria, pese a que recibió tratamiento murió", aseguró un comunicado oficial.

"El caso de Soacha corresponde a una menor de edad quien presentó como síntomas fiebre, tos, dificultad respiratoria. Este caso se confirmó por los exámenes que se le practicaron posterior a su muerte", precisó.

Los dos casos fueron calificados como autóctonos por el Instituto Nacional de Salud, es decir que las víctimas no viajaron al exterior ni tuvieron contactos con personas que lo hubieran hecho.

La primera víctima del virus en Colombia fue una mujer de 24 años que falleció el 5 de junio, y la segunda, un hombre de 28 años que pereció el 19 de junio.

Tres de las cuatro víctimas fatales se han registrado la capital colombiana de más de siete millones de habitantes, y la restante en una ciudad ubicada en las afueras de Bogotá.

Colombia fue el primer país de Sudamérica en detectar la presencia de la enfermedad, el 3 de mayo.

El Gobierno adoptó medidas para combatir la enfermedad y eliminó los aranceles para la importación de medicamentos y otros elementos necesarios para tratarla.

El Ministerio de Protección Social ha confirmado hasta el momento 127 casos de infectados con la cepa H1N1.

La influenza H1N1 ha sido detectada en más de 94.500 personas y ha causado la muerte de al menos 431 a nivel mundial.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró pandemia de influenza, la primera del siglo XXI, y elevó su alerta a la máxima fase 6, lo que significa que la propagación es inevitable.