15 de septiembre de 2020

Sudán del Sur.- Sudán del Sur se acoge a los ingresos no petroleros para poder hacer frente al pago de sus funcionarios

Sudán del Sur.- Sudán del Sur se acoge a los ingresos no petroleros para poder hacer frente al pago de sus funcionarios
Sudán del Sur.- Sudán del Sur se acoge a los ingresos no petroleros para poder h - MOHAMED KHIDIR / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID 15 (EUROPA PRESS)

La crisis del nuevo coronavirus ha provocado que Sudán del Sur haya reducido drásticamente su producción de petróleo, por lo que las autoridades apelan a los ingresos que llegan de otros sectores para poder hacer frente al pago de las nóminas de sus funcionarios públicos.

El joven país africano se encuentra inmerso en la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia a la vez que hace frente a la caída de los precios del petróleo y a la reciente inestabilidad por la inseguridad alimentaria, que pone en riesgo el acuerdo de paz alcanzado en 2018 para poner fin a casi dos décadas de conflicto interno.

"La situación de crisis económica en Sudán del Sur es ahora muy mala", ha reconocido el viceministro de Finanzas, Agok Makur, durante una conversación telefónica con la agencia Bloomberg. "No es como esos días, en 2010 o 2011, cuando el precio del petróleo estaba muy alto".

La producción oficial de crudo de Sudán del Sur se ha reducido a 170.000 barriles al día, ya que los bloqueos y las restricciones para controlar el avance de la pandemia del nuevo coronavirus han retrasado el transporte y la llegada de nuevos equipos de producción.

El producto es la única exportación importante del país, que no cuenta con salida al mar, y es crucial para una economía destrozada por el conflicto desde que se separó de Sudán en 2011.

Por ello, el país ha recurrido en los últimos meses a los ingresos que no proceden de la producción petrolera para poder pagar las nóminas de sus funcionarios públicos. Makur ha explicado que en agosto se lograron reunir 3.000 millones de libras (unos 15 millones de euros) de otros sectores, con lo que se han cubierto los salarios de abril.

"Debido a la COVID-19 y a la caída del precio del petróleo, no hay divisas y nuestra libra ha perdido valor", ha dicho Makur. La moneda del país se ha desplomado a unas 440 libras por dólar en el mercado irregular, en comparación con la tasa oficial de 168,5 libras. La inflación fue del 37,2 por ciento en abril, mientras que los últimos datos publicados por el Banco Central.

Ante esta situación, el Gobierno busca aumentar los ingresos que proceden del oro y la producción de goma arábiga, una savia que se extrae de las acacias y se usa para refrescos y productos farmacéuticos.

A su vez, Makur ha informado de que el país ha pedido un préstamo de 250 millones de dólares del Banco Africano de Exportación e Importación para ayudar a financiar su plan de recuperación, a la vez que mantiene conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

"Todavía estamos esperando las promesas de países como Estados Unidos y otros en Europa y África", ha dicho Makur, quien ha recordado cómo antes de la firma del acuerdo de paz se recibieron promesas por parte de algunos países, que todavía no han sido cumplidas.