27 de agosto de 2014

El sueldo de los embajadores argentinos duplica al de la presidenta

El sueldo de los embajadores argentinos duplica al de la presidenta
MARCOS BRINDICCI / REUTERS

BUENOS AIRES, 27 Ago. (Notimérica/EP) -

   Los embajadores argentinos, en cualquiera de las embajadas del país latinoamericano en el mundo, ganan sueldos que alcanzan los 22.000 dólares al mes, más del doble de lo que cobra la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

   Sean funcionarios de carrera o embajadores políticos, la mayoría tiene salarios más altos que sus pares de Chile, Brasil y Estados Unidos que residen en Argentina. El embajador argentino en Venezuela, Carlos Cheppi, es el que más cobra, percibiendo un sueldo al mes de 22.500 dólares, cifra muy alejada de Fernández de Kirchner, que gana 10.000 dólares al mes.

   El embajador argentino en España, con residencia en Madrid, Carlos Bettini, cobra más de 17.000 dólares al mes, mucho más que los funcionarios más importantes del Gobierno español, como el presidente de España, Mariano Rajoy, que cobra 8.200 dólares al mes, según ha publicado el diario argentino 'La Nación'.

   Además, los embajadores argentinos también ganan más que sus pares de la región con residencia en Argentina, como la embajadora en Estados Unidos, Cecilia Nahón, que cobra 16.682 dólares al mes, mientras que el embajador estadounidense en Argentina, todavía sin designar, recibirá unos 15.000 dólares.

EL SUELDO Y LAS DEDUCCIONES

   El sueldo se determina en función de dos criterios: el tipo de cambio y el coste de vida en donde se desempeña la actividad. El salario base son unos 4.800 dólares, a lo que se suma el "costo de vida en destino", que toma como referencia cálculos de la ONU.

   Además, los embajadores reciben otros beneficios como los gastos de representación para las funciones que deben cumplir, como traslados o cenas, y cuentan con una residencia y un automóvil oficial.

   Este julio, la Auditoría General de la Nación ha denunciado graves irregularidades en las cuentas de 127 embajadas y consulados argentinos alrededor del mundo, que incluyen desvíos de fondos millonarios, gastos sin rendición de cuentas o alquileres sin comprobantes.

   Por su parte, entre los embajadores hay malestar porque deben pagar las llamadas ganancias, un descuento que sumado a los aportes previsionales y patronales puede alcanzar "hasta casi el 40 por ciento del salario".

   Para un diplomático de carrera, llegar a ser embajador puede demandar una antigüedad de más de 30 años. El sistema de ingreso es estricto y una vez en el Servicio Exterior de la Nación deben sortear evaluaciones para ascender, por mérito, los siete escalafones que tiene el sistema.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...