8 de mayo de 2015

Tiroteo en Dallas estuvo inspirado en el EI, pero no dirigido por el grupo

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, ha afirmado este jueves que el tiroteo registrado en la localidad de Dallas, en el estado de Texas, "estuvo inspirado en el Estado Islámico, pero no fue dirigido por el grupo".

"Se trata de una distinción importante", ha valorado, antes de subrayar que "es preocupante que haya individuos que se inspiran en el Estado Islámico, lo que es otro motivo por el que derrotar al grupo es importante".

"Es importante en Siria, es importante en Irak, y tiene un significado más amplio por la capacidad de un movimiento como este para inspirar a un cierto tipo de personas", ha zanjado Carter.

El domingo, dos hombres que compartían piso en Phoenix se enfrentaron a tiros a la Policía de Garland para intentar acceder a una exposición con caricaturas de Mahoma. Un agente de tráfico consiguió abatirlos antes de que entraran.

El Estado Islámico reivindicó el martes la autoría del ataque. El grupo terrorista aseguró que los dos tiradores eran "soldados del califato" y argumentó que la exposición "mostraba imágenes negativas del profeta Mahoma".

Expertos en seguridad que han comparecido este mismo jueves ante el Senado han afirmado que Estados Unidos hace frente a una mayor amenaza de ataques como el registrado en Dallas que de asaltos de extranjeros que regresen radicalizaos desde Siria o Irak.

Los atacantes conocidos como 'lobos solitarios' serían estadounidenses inspirados por el Estado Islámico, radicalizados por Internet y con un fácil acceso a armas, ha dicho Peter Bergen, del centro de estudios New America Foundation.

New America Foundation identificó a 62 personas en Estados Unidos en registros públicos o informaciones de los medios de comunicación que habrían intentado unirse a grupos militantes en Siria, dijo Bergen.

Entre esos individuos no hubo casos claros de reclutamiento físico de un militante operativo, clérigo radical, combatiente extranjero que volviera al país o de alguien que se haya radicalizado en prisión. De todos ellos, 19 viajaron a Siria, donde ocho murieron.