12 de noviembre de 2019

Un tribunal de Dinamarca ordena detener a la espera de juicio al yihadista de Estado Islámico deportado desde Turquía

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de Dinamarca ha ordenado este martes la detención a la espera de juicio de un miembro del grupo yihadista Estado Islámico deportado el lunes desde Turquía y arrestado a su llegada al aeropuerto de Copenhague.

El sospechoso, Ahmad Salem el Haj, ha sido imputado por delitos de terrorismo y difusión de propaganda del grupo yihadista, según ha informado la cadena de televisión danesa TV2.

El hombre, de 28 años, viajó a Siria en febrero de 2013 y apareció posteriormente en un vídeo en YouTube en el que varios yihadistas disparaban contra objetivos con fotografías del ex primer ministro Anders Fogh Rasmussen, el político Naser Khader y el escritor Lars Hedegaard.

El Haj resultó herido de gravedad en 2017 en un ataque con bomba y atravesó la frontera con Turquía junto a su esposa y sus dos hijos. La pareja fue detenida por las autoridades turcas en la localidad de Kilis.

La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, expresó su malestar en la noche del lunes tras la llegada a Copenhague del yihadista. "Contra nuestro deseo, desafortunadamente hay combatientes extranjeros volviendo a Dinamarca. Dejad que diga algo: no sois bienvenidos", apuntó.

"Al resto. Estas personas nos dieron la espalda. Seguimos trabajando para encontrar soluciones internacionales para que puedan ser juzgados en los lugares en los que cometieron sus crímenes", agregó, en un mensaje publicado en su cuenta en la red social Facebook.

Turquía empezó el lunes a deportar a yihadistas extranjeros detenidos en el país. El jueves pasado, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, indicó que Turquía tiene a 1.149 miembros de Estado Islámico en sus cárceles, "737 de ellos extranjeros".

El ministro del Interior turco había acusado previamente a los países europeos, citando expresamente a Reino Unido y Países Bajos, por optar por la "vía fácil" al revocar la ciudadanía de milicianos de Estado Islámico y negarles regresar al país. "No somos un hotel para ningún miembro de Daesh", sostuvo, empleando el acrónimo en árabe del grupo terrorista.