13 de noviembre de 2019

Turquía.- La UE condena la detención del periodista turco Ahmet Altan

BRUSELAS, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha criticado la nueva detención del periodista Ahmet Altan este martes --apenas una semana después de que un tribunal decretara su libertad--, al considerar que "daña la credibilidad de la justicia de Turquía", al tiempo que le ha avisado de que "los periodistas deben hacer su trabajo, no pertenecen en la cárcel".

"La falta de motivos creíbles para volver a detener a Ahmet Atlan y su encarcelamiento renovado, revirtiendo la decisión inicial del tribunal de liberarle, daña más la credibilidad de la justicia turca", ha subrayado el servicio diplomático europeo.

El Servicio Europeo de Acción Exterior que dirige la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha denunciado "el elevado nivel de interferencia política" en la justicia y ha avisado de que "esta interferencia debe parar".

En el caso de Altan, detenido de nuevo por un supuesto "riesgo" de que huyera del país, el servicio diplomático europeo ha criticado que algunos medios informaran sobre su detención sin que se le hubiera comunicado previamente la decisión.

Altan había sido liberado junto a la también periodista Nazli Ilicak después de que el tribunal considerara cumplidas sus condenas por los delitos de los que se les acusaba, relacionados con su presunta vinculación al clérigo Fetulá Gulen, autoexiliado en Estados Unidos, y al fallido golpe de Estado de julio de 2016.

Ambos habían sido previamente condenados a cadena perpetua, pese a que los dos negaban los cargos, pero en julio el Tribunal Supremo anuló el juicio y ordenó su repetición. Altan e Ilicak han sido puestos en libertad bajo vigilancia.

La UE ha reiterado su oposición a "la erosión persistente en Turquía y por el elevado número de periodistas encarcelados" y ha recordado a Ankara la libertad de medios y de expresión son "clave" para que una democracia "funcione" y que "los periodistas necesitan hacer su trabajo, no pertenecen en la cárcel".

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reconoció en abril que hay más de 30.500 personas encarceladas en Turquía acusadas de mantener vínculos con la red de Gulen. El Gobierno turco considera a los seguidores del clérigo una organización terrorista y les atribuye el fallido golpe de Estado de julio de 2016.

Las relaciones entre la UE y Turquía se deterioraron fuertemente a raíz de la regresión democrática en Turquía a raíz de la represión civil que siguió en respuesta al golpe de Estado fallido de 2016 y la posterior reforma constitucional que refuerza los poderes del presidente, Recep Tayyip Erdogan.

La UE también ha aprobado recientemente restringir la exportación de armas a Turquía por su ofensiva contra las milicias kurdas en el noreste de Siria y ha dado el primer paso de cara a aprobar sanciones a personas y entidades responsables de las exploraciones de hidrocarburos "ilegales" en aguas de la zona económica exclusiva de Chipre.