4 de julio de 2007

UE/Brasil.- 'Lula', Sócrates y Barroso, convencidos de que la Ronda de Doha no está muerta y es posible salvarla

LISBOA, 4 Jul. (De la corresponsal de EUROPA PRESS, Patricia Ferro) -

El primer ministro de Portugal y presidente de turno de la Unión Europea, José Sócrates; el presidente de Brasil, Luiz Inácio 'Lula' da Silva; y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, aseguraron hoy en Lisboa tras la I Cumbre UE-Brasil, que "todavía es posible" salvar la Ronda de Doha con la Organización Mundial de Comercio (OMC).

La UE y Brasil llegaron hoy a un convenio sobre un Acuerdo Estratégico para desarrollar las relaciones económicas y comerciales y profundizar el diálogo político al más alto nivel sobre asuntos como ambiente, educación, cultura, seguridad, alteraciones climáticas y grandes problemas globales.

En una rueda de prensa conjunta, los tres dirigentes consideraron que esta cumbre fue un éxito y que ha lanzado definitivamente el Acuerdo Estratégico entre la UE y Brasil. Éste permitirá reforzar la cooperación en numerosas aéreas, en especial en el área del comercio y de las alteraciones climáticas, indicó Durao Barroso, que elogió el papel del gobierno portugués para realizar esta Cumbre.

Respecto al comercio, el presidente de la Comisión consideró que tras las negociaciones de hoy se puede decir que "las posiciones no están tan alejadas como parece" y fue más allá al afirmar que "es posible salvar Doha". "Brasil y la UE queremos hacerlo y para ello tenemos semanas y no meses, porque no queremos que se congele". "Estamos convencidos de que podremos alcanzar un acuerdo", afirmó.

Por su lado, el presidente Lula recordó que "todas las negociaciones son difíciles" y puso como ejemplo las dificultades para encontrar un acuerdo en Oriente Medio, entonces, dijo, "imagínense las que hay entre países pequeños y con una industria poco desarrollada y los países ricos".

"UN BIEN PARA LA HUMANIDAD"

A pesar de esas dificultades, "creo que hay disposición de volver a dialogar y encontrar soluciones", dijo el presidente brasileño, que consideró que "sería un bien para la humanidad alcanzar un acuerdo sobre comercio", aunque éste "sea pequeño y no cumpla las condiciones que todos queremos", apuntó Lula.

Una opinión compartida por el presidente de turno de la UE, que consideró que la Cumbre UE-Brasil de hoy "relanzó esas negociaciones". "Estamos próximos y vamos a apostar en ellas", afirmó el primer ministro luso. A su juicio, la Ronda de Doha "es el mayor desafío al que se enfrenta el mundo" y es necesario "buscar más justicia y equilibrio en la globalización", aunque reconoció que éste "es difícil de alcanzar".

Otra de las ventajas del Acuerdo Estratégico entre la Unión y Brasil es que puede convertirse en el motor que permita concluir el Acuerdo de Asociación UE-Mercosur. En opinión de Durao Barroso "va a reforzar las relaciones entre Europa y Mercosur y permitirá llegar a un acuerdo de forma más fácil, porque Brasil es un socio para facilitar esas negociaciones", indicó.

También Sócrates hizo hincapié en la importancia de Brasil a la hora de alcanzar ese acuerdo y descartó que hubiese recelos por parte de algún país miembro de Mercosur sobre el acuerdo Estratégico alcanzado entre la UE y Brasil. "No hay celos", porque "una relación madura y estructurada entre la UE y América Latina necesita de una llave maestra y esa es el acuerdo Brasil-UE", dijo el presidente de turno de la Unión, que matizó que "Brasil no es negociador, sino un socio que las facilitará".

CAMBIO CLIMÁTICO

Otro de los grandes ejes del Acuerdo Estratégico entre Brasil y la UE, apuntado por Durao Barroso, es el cambio climático. A ese respecto, el presidente de la Comisión Europea hizo referencia a la importancia de los biocombustibles, "tenemos un potencial inmenso para poder luchar contra las alteraciones climáticas", dijo Durao, que en ese sentido consideró las negociaciones de hoy "importantísimas para asumir responsabilidades".

En la cumbre de hoy la UE estuvo representada, además de por Durao Barroso y Sócrates, por el Alto Representante para las Relaciones Externas de la UE, Javier Solana, la Comisaria europea para las relaciones Externas, Benita Ferrero-Waldener, el Comisario europeo de Comercia, Peter Mandelson y el ministro portugués de Exteriores, Luis Amado.

La comitiva brasileña está encabezada por 'Lula', que viaja a Lisboa acompañado del ministro de Exteriores Celso Amorin, de la Casa Civil, Dilma Roussef, y el de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior, Miguel Jorge, así como el presidente del Banco Nacional de Desarrollo, Luciano Coutinho.

El retraso en más de una hora y media de la clausurá de la Cumbre obligó a cancelar la reunión prevista entre Sócrates y el Presidente francés Nicolás Sarkozy para hablar sobre el futuro del nuevo Tratado. Sarkozy, que asumirá la presidencia del Consejo en el segundo semestre de 2008, está en Lisboa para asistir a la cena de Estado ofrecida por el presidente portugués, Aníbal Cavaco Silva.

Allí estarán también el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero; el primer ministro esloveno, Janez Jansa, que asumirá la presidencia de la UE en el primer semestre de 2008; el primer ministro de Italia, Romano Prodi, así como un representante del gobierno alemán, que acaba de pasar el testigo de la Presidencia a Portugal.