14 de noviembre de 2019

UE.- El candidato húngaro rebate las críticas de la Eurocámara asegurando que no aceptará órdenes de Orban

BRUSELAS, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El candidato a comisario húngaro Olivier Varhelyi ha respondido a las críticas de varios grupos de la Eurocámara que no aceptará órdenes del primer ministro, Viktor Orban, y defenderá "únicamente" la posición europea durante su examen ante la Comisión de Asuntos Exteriores para evaluar su idoneidad para ocupar la cartera de Ampliación y Vecindad si es confirmado para el cargo.

Varhelyi se ha tenido que enfrentar a numerosas críticas desde las filas del grupo de los Socialistas y Demócratas, pero también desde los Verdes, la Izquierda Unitaria y otros, que han puesto en duda su lealtad con el proyecto europeo y su capacidad de defender el Estado de Derecho y los valores fundamentales en los países candidatos a entrar en la UE cuando la Comisión Europea ha abierto un expediente a Hungría por poner el riesgo el Estado de Derecho a la luz del artículo 7 del Tratado, pero también por las conexiones de Hungría con los presidentes ruso, Vladimir Putin, y turco, Recep Tayyip Erdogan.

"No aceptaré instrucciones de ningún Gobierno", ha prometido el candidato a comisario húngaro, que ha insistido en que actuará "de forma independiente", no aceptará "ningún tipo de instrucción ni injerencia" y seguirá "la posición de la UE y sólo de la UE", al tiempo que ha recordado que no le competerá "evaluar lo que hace Hungría" en materia de Estado de Derecho sino a la vicepresidenta encargada de Valores y Transparencia Vera Jourová y al comisario belga de Justicia, Didier Reynders. "Serán los que pueden evaluar la situación y seguramente lo harán", ha remachado.

El eurodiputado socialista italiano Tonio Picula ha cuestionado cómo podrá garantizar que los candidatos a la ampliación cumplan con el Estado de Derecho cuando, como embajador de Hungría ante la UE, ha tenido que defender "un número de leyes en clara violación" de los Tratado de la UE, la Carta Fundamental de los Derechos Humanos y los criterios para la adhesión, por los que se ha abierto el procedimiento sancionador bajo el artículo 7.

"En el proceso de ampliación, los principios fundamentales son lo primero. Ello significa que si no hay progreso o hay un retroceso en los valores fundamentales, en el Estado de Derecho, la independencia de la justicia, las negociaciones se pueden paralizar, los capítulos no se pueden abrir o la asistencia financiera se puede suspender. No tendré medio en utilizar cualquier de esos instrumentos a mi disposición, si es necesario, porque las condiciones no se cumplan", ha agregado, en respuesta al socialista alemán Bernd Lange, sobre las medidas que adoptaría contra un país candidato si éste llevara a cabo medidas que, de ser Estado miembro, llevarían a la activación del artículo 7.

"Como comisario no aceptaré ninguna interferencia con mi cartera o mi tarea de ningún Gobierno", ha insistido después de que el eurodiputado verde, Ernest Urtasun, le haya afeado que tienen "un problema con su lealtad" con el proyecto europeo y la UE, algo que "tendrá que demostrar" y no solo "con palabras bonitas", al tiempo que le ha instado a posicionarse en contra de las declaraciones de Orban tachando a la cartera de Ampliación como su "propiedad nacional" y su promesa a Turquía de que atender "sus aspiraciones" si la obtenía.

Su colega holandesa, Tineke Strik, le ha preguntado si cree que Hungría cumpliría hoy las condiciones para entrar en la UE tras afear la persecución de la oposición y los medios críticos con el Gobierno y su corrupción, mientras que la ecológica alemana Viola von Cramon, le ha afeado la "gran amistad" de Hungría con Putin y que Hungría haya defendido "los intereses rusos" en los Balcanes y los vecinos del este.

También desde las filas de la Izquierda Unitaria Europea, el eurodiputado chipriota Giorgos Georgiou, ha recordado que "algunos principios y valores fundamentales de la UE se han violado en Hungría" y le ha afeado que "será un comisario que bailará entre dos aguas". "Cumplirá con su puesto futuro y por otro lado escuchará lo que dice que Gobierno", ha subrayado, recordando que "Orban aplaudió la invasión en Siria y a usted se quedó con cara de póker".

El eurodiputado de la formación ultraderechista húngaro Jobbik Marton Gyngysi también ha denunciado que "Fidesz lleva nueve años violando el Estado de Derecho" y le ha reclamado dar "garantías" de que podrá "trabajar de manera independiente, sin defender los intereses de la oligarquía de Fidesz" y que defenderá "siempre" el interés de la UE.

El candidato a comisario húngaro ha recalcado como embajador ante la UE húngaro y previamente cuando fue jefe de Unidad en la Comisión Europea responsable de sacar adelante la patente única europea, que no apoyaba Hungría en un primer momento, ya ha "demostrado" que puede trabajar "de manera independiente".

También se ha tenido que enfrentar a preguntas sobre la polémica decisión del Gobierno húngaro de dar asilo al exprimer ministro macedonio Nikola Gruevski, tras ser condenado por corrupción en su país, dejando claro que la concesión del asilo es una "competencia de los Estados".

AMPLIACIÓN Y RELACIONES CON LOS VECINOS DEL ESTE Y SUR

Respecto a sus prioridades en materia de ampliación, Varhelyi se ha marcado poder tomar una decisión para abrir negociaciones de adhesión con Macedonia del Norte y Albania "antes" de la cumbre de mayo en Zagreb entre la UE y los países de los Balcanes, para lo que habrá que "responder a las preocupaciones" de Francia, Dinamarca y Países Bajos y ha confiado en que en los próximos cinco años se avance "mucho" en las negociaciones con ambos e incluso "estén cerca" de finalizarse.

También apoyará "todos los esfuerzos" del próximo jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, para que el diálogo de normalización entre Serbia y Kosovo concluya con "éxito" en 2020, algo que facilitará la exención de visados para los kosovares, y Serbia "esté lista para entrar" en los próximos cinco años, admitiendo que ello es ambicioso.

En el caso de Turquía, ha recordado que las negociaciones de adhesión están "paralizadas" porque el bloque "no puede mirar para otro lado" respecto a los retrocesos en libertades fundamentales en el país y ha defendido "una reflexión a fondo" sobre las relaciones futuras con Ankara, al tiempo que ha defendido el interés en cooperar en materia migratoria y ha recordado que las ayudas europeas a la preadhesión se han reducido ya de 600 a 250 millones y se volverán a reducir hasta "alrededor de 130 millones" que se destinan exclusivamente a apoyar a la sociedad civil.

Por lo que se refiere a la cooperación con los vecinos al Este y Sur de la Unión Europea, Varhelyi ha defendido una atención "especial" para Ucrania y seguir apoyando su "independencia, soberanía e integridad territorial" y reforzar la cooperación sectorial también con Georgia y Moldavia e integrarles en el máximo de los programas de la UE a los países del Este, incluido en materia de inversiones e infraestructuras.

Con los vecinos en la ribera sur del Mediterráneo, priorizará la cooperación para "la buena gobernanza, la protección ambiental y clima, así como un enfoque más eficaz en cuestiones migratorias", poniendo el acento en el control de las fronteras y los retornos y ha considerado que hay especial potencial para reforzar la cooperación con Marruecos y Túnez.

Varhelyi necesita recibir el apoyo de al menos dos tercios de los eurodiputados de la comisión para pasar el examen, algo que se comprobará este tarde en una reunión los líderes de los grupos.

El grupo del Partido Popular Europeo, al que sigue pertenece Fidesz pese a estar suspendido del partido europeo por la deriva autoritaria de Orban, ha defendido tras el examen que el candidato "es adecuado para el trabajo", tiene una agenda "ambiciosa" y ha dejado "muy claro" que "no aceptará ninguna orden de fuera", ha dicho el eurodiputado alemán Michael Gahler.