9 de enero de 2007

UE/Cuba.- La CE constata métodos "más discretos" de hostigamiento contra la disidencia desde la enfermedad de Castro

BRUSELAS, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea constata que la policía de Cuba ha modificado sus métodos de "hostigamiento" contra la oposición en la isla hacia modos "más discretos" desde el pasado 31 de julio, fecha en la que el presidente, Fidel Castro, delegó todas sus funciones a su hermano, Raúl. Sin embargo, considera que desde entonces ha habido un aumento de actos de abuso policial.

La comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, respondió a la pregunta escrita que le formuló el eurodiputado del Partido Popular Europeo (PPE) José Ribeiro e Castro sobre actos violentos contra los disidentes, particularmente contra Miguel Valdés Tamayo, miembro de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil en Cuba y uno de los 75 detenidos en la primavera de 2003.

Ferrero-Waldner afirmó que "el número y frecuencia general" de los denominados "actos de repudio" -actos de protesta apoyados por el Gobierno ante las casas de los disidentes, explica la Comisión- ha disminuido desde el 31 de julio de 2006", cuando Castro abandonó sus responsabilidades de Gobierno para ser sometido a una repentina operación.

Desde entonces, añade que "el hostigamiento policial de miembros de la oposición pacífica parece haber dejado paso a métodos disuasivos más discretos".

No obstante, Ferrero-Waldner afirma en su respuesta al eurodiputado que "los disidentes cubanos han informado últimamente de un incremento general de la represión contra el movimiento disidente, en particular en las provincias" de Cuba.

En este sentido, la comisaria enumeró una serie de actos que siguen cometiendo las fuerzas del orden, como el "arresto arbitrario de defensores de los derechos humanos, de periodistas independientes y familiares de prisioneros políticos durante un corto periodo de tiempo, así como arrestos domiciliarios, para que no puedan asistir y participar en actos sobre Derechos Humanos, en particular en La Habana".

Agregó que "otras tácticas de represión al alza son el despido de disidentes, en algunos casos de sus familiares, de sus trabajos, el registro de sus casas sin licencia para ello, el desmantelamiento de librerías independientes y la denegación de permisos para salir de Cuba".