14 de noviembre de 2019

UE.- El francés Thierry Breton promete que su pasado en sector privado no interferirá en sus decisiones como comisario

BRUSELAS 14 (EUROPA PRESS)

El candidato francés a comisario, Thierry Breton, propuesto para ocupar la cartera de Mercado Interior, ha prometido este jueves al Parlamento Europeo que su pasado en el sector privado no interferirá en las decisiones que asuma en su nuevo cargo, así como que no participará en aquellas que impliquen a alguna de las empresas en la que ha estado.

El segundo candidato de Emmanuel Macron a ocupar una cartera en el Ejecutivo comunitario de Ursula von der Leyen ha defendido su independencia en su examen ante las comisiones de Mercado Interior y de Industria de la Eurocámara, que deben decidir si es una persona adecuada para asumir el puesto.

El Parlamento Europeo ya tumbó el nombramiento de Sylvie Goulard, la primera apuesta del presidente francés, y el principal problema de Breton es su pasado en el sector privado y en concreto el hecho de que fuera hasta hace pocas semanas fuera presidente de la consultora tecnológica francesa Atos.

Su pasado había planteado muchas dudas sobre su nombramiento, pero los coordinadores del Partido Popular Europeo (PPE), el grupo de Socialistas y Demócratas (S&D) y los liberales de Renew Europe no han atacado a Breton por este hecho. Las críticas, sin embargo, sí que han llegado por parte de Los Verdes y la Izquierda Unitaria Europea (GUE).

Ante ellas, el francés ha recordado en primer lugar que su audiencia en el Parlamento Europeo se ha desarrollado sin que ya tenga "ningún interés patrimonial" en ninguna empresa. "Esto significa, precisamente, que he vendido todas las acciones que poseía antes incluso de presentarme ante ustedes. También he dimitido de todos mis cargos", ha expuesto.

A esto ha añadido que es "estrictamente imposible" que pueda "privilegiar" a alguna de las empresas en las que ha desarrollado su actividad profesional mientras tenga la cartera de Mercado Interior.

"Existen reglas que han anticipado estas cuestiones en el seno de la Comisión Europea (...) y yo estaré obligado, simplemente, como todos los comisarios, a respetarlas escrupulosamente y con toda transparencia", ha garantizado el también exministro.

Se refiere, concretamente, al Código de Conducta que deben cumplir los comisarios europeos, que estipula que aquellos que tengan un conflicto de interés "se abstendrán de cualquier decisión o instrucción de un expediente y de cualquier participación en la discusión, debate o votación" sobre el asunto que plantea el problema.

Así, el mismo Breton ha explicado, por ejemplo, que pedirá a la presidenta Von der Leyen no participar en la reunión del Colegio de comisarios que tenga que decidir sobre una eventual fusión de Atos con otra empresa. Tampoco recibirá en su despacho sin estar acompañado a miembros de empresas que ha dirigido.

Los grupos políticos de la Eurocámara deben decidir si aprueban la candidatura de Breton o, por el contrario, piden aclaraciones adicionales por escrito o incluso le convocan a una nueva audiencia.

El Parlamento Europeo tiene previsto votar el equipo completo de la nueva Comisión Europea el próximo 27 de noviembre, con el objetivo de que Von der Leyen y sus comisarios asuman sus nuevas funciones el 1 de diciembre.