16 de octubre de 2007

UE/Iberoam.- Políticos europeos y latinoamericanos urgen a una mayor convergencia entre ambas regiones

ROMA, 16 Oct. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

Numerosos políticos europeos y latinoamericanos, entre ellos el primer ministro de Italia, Romano Prodi, y la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, urgieron hoy a una mayor convergencia económica, política y social entre ambas regiones durante la III Conferencia Nacional Italia-América Latina y el Caribe inaugurada hoy en Roma.

El encuentro, que terminará mañana, sirvió para poner en común distintas reflexiones y propuestas sobre el estado actual de las relaciones entre Europa --especialmente de Italia, España y Portugal-- y los países de Suramérica.

En su intervención, Bachelet consideró que, a pesar de la consolidación cada vez mayor de los "procesos democráticos", América Latina todavía tiene que superar numerosos problemas, entre los que destacó la dificultad en la distribución de la riqueza.

En esta línea Bachelet señaló que el porcentaje de pobreza en Latinoamérica pasó del 48 por ciento al 38 por ciento entre 1996 y 2006, pero que, en contraposición, en el mismo periodo aumentó el número de personas que viven en la pobreza, pasó de 200 a 220 millones.

Además, resaltó que los actuales "problemas de corrupción" no favorecen la causa democrática, por lo que es necesario un mayor "acercamiento", no solamente en el terreno económico, sino también en el "cultural y humano".

Por su parte, el primer ministro italiano, Romano Prodi, se mostró convencido de que el mismo proceso de integración que han vivido los países de la Unión Europea es el mismo "camino" que debe seguir el continente latinoamericano.

Asimismo, la secretaria de Estado de España para Latinoamérica, Trinidad Jiménez García, consideró que ahora es "más urgente que nunca" avanzar hacia una "mayor consolidación" de las relaciones políticas, económicas y culturales entre ambas regiones, aprovechando los "desafíos y oportunidades" que brinda el momento presente, caracterizado por "una globalización cada vez mayor".

Jiménez destacó los "vínculos" que unen a Europa con Latinoamérica, afirmando que, de hecho, "no existen dos regiones tan iguales en el mundo", lo que justifica todavía más la necesidad de "reactivar nuestras relaciones", siguiendo el ejemplo de la Unión Europea, que, "a pesar de los desafíos" ha logrado alcanzar el "gran pacto político y social" que la caracteriza hoy en día.

La secretaria de Estado española para las relaciones con los países latinoamericanos, también señaló que la experiencia europea sería el fundamento para avanzar hacia la "concertación" e "integración regional" con Latinoamérica.

En cuanto al problema de las desigualdades sociales en la región latinoamericana, consideró que, además de las "iniciativas nacionales" es necesario afrontarlo desde el ámbito regional, ya que "hoy día los problemas no son nacionales sino transnacionales", concluyó.

Con todo, es necesario que América Latina esté "unida" si quiere consolidar una "alianza estratégica con Europa". En este sentido, Jiménez abogó por la expansión de una "solidaridad interna" entre los países de la región con la que hacer posible un "desarrollo continuo y sostenible de todos los países".

ACELERACIÓN ECONÓMICA Y MÁS DEMOCRACIA QUE NUNCA.

Por último, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, destacó que en los últimos cinco años la región latinoamericana ha crecido más que en los 15 anteriores, además del hecho de que "hoy tenemos más democracia que hace un cuarto de siglo".

En este sentido destacó el papel que ha jugado Europa y de modo especial España en el desarrollo económico de Latinoamerica en los últimos años, al tiempo que remarcó la necesidad de renovar su apoyo al desarrollo democrático y económico latinoamericano "en esta fase tan compleja de transición" en que se encuentra.