6 de julio de 2007

UE/Iberoamérica.- Almunia cree que la UE está "despistada" en su relación con América Latina

SANTANDER, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, Joaquín Almunia, consideró hoy que Europa en el momento actual está "despistada" en su relación con América Latina.

Esto se debe a que en la coyuntura actual la UE tiene puestos sus ojos en África y en la Europa del Este y Rusia y, en particular, en los países candidatos a acceder próximamente al bloque comunitario. Así lo indicó Almunia en su discurso formulado en el marco del curso 'América Latina: camino de una sociedad de clases medias' en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander.

"Por una serie de razones Europa no tiene una mirada muy permanente hacia América Latina y América Latina no mira de una manera muy continuada a Europa. Como español y europeo tengo preocupación", dijo Almunia, sobre esta situación. Además en ese sentido reconoció que cuando la región mantenía procesos de integración regional -- que ahora viven horas bajas-- "tenía mejor posición, pero ahora no es una prioridad".

El comisario añadió que el subcontinente americano está favoreciendo sus relaciones con mercados emergentes como Asia y en concreto con China, sobre todo desde que este país anunció recientemente que prevé "invertir 1,3 billones de dólares de sus reservas en un fondo" en la región. Son mercados que se caracterizan, según el comisario, por su "dinamismo y su alto nivel de competitividad" y que tienen políticas económicas "agresivas".

Las relaciones de la Unión Europea con la citada región pueden verse reactivadas con el inicio de negociaciones para un acuerdo de asociación con el conjunto de los países centroamericanos y con los Estados pertenecientes a la Comunidad Andina de Naciones (CAN). En cuanto al establecimiento de un tratado comercial bloque-bloque con el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), Almunia indicó que las negociaciones "no han finalizado pero tampoco han prosperado".

Sin embargo, el comisario reconoció que la Unión Europea y América Latina comparten "más que con la mayoría de interlocutores" valores y una "visión del mundo" similar, así como la forma de organización de la sociedad. Almunia excusó a la Unión Europea de su alejamiento y "crisis en las relaciones bilaterales" con respecto a esa región, porque el bloque europeo "ha vivido un proceso de ampliación y de recomposición con sus vecinos".

Otra de las causas que adujo, sin citar explícitamente a los presidentes de Bolivia, Evo Morales y de Venezuela, Hugo Chávez, es que algunos países de la UE tienen una relación que tildó de "frágil" con determinadas naciones de América Latina por ciertas "manifestaciones de liderazgo que provocan recelo y prudencia".

BUENOS AUGURIOS

En la actualidad América Latina está beneficiándose del crecimiento sostenido de la economía mundial, cuyos niveles, incidió, son "solo comparables" a los anteriores a la crisis del petróleo de 1974. "Si se compara el momento actual con los últimos 30 o 35 años anteriores, los avances son importantes", añadió.

En las circunstancias actuales "la pobreza disminuye y también la desigualdad". Esto, prosiguió, se debe a una menor deuda, una reducción del déficit, un aumento de la inversión y las exportaciones, a las políticas macro "que permiten la emergencia de unas clases medias y a la aparición de casos de éxito empresarial y de crecimiento" no basados en apoyos públicos sino en la financiación privada y en un importante capital humano", así como a los procesos de democratización "exitosos".

Almunia expuso su visión, "desde Bruselas", por la cual, teniendo en cuenta esta mejoría, América Latina tiene que hacer frente a cinco retos fundamentales.

Estos son la reducción de la pobreza, "tanto por la persistencia como por el tamaño"; la mejora de la capacidad del sistema tributario "para financiar políticas capaces de atajar y enfrentar las causas de esa desigualdad; la diversificación e intensificación sus intercambios comerciales, los cuales reconoció que enfrentan "barreras y obstáculos para acceder al mercado europeo"; la mejora de las instituciones y su funcionamiento, que adolecen -- según Almunia-- de una tendencia al "adanismo de cada nuevo equipo de gobierno que trata de empezar de nuevo" y de una "superficialidad de ciertas políticas públicas" que tienen dificultades para llegar a su público beneficiario final; y en quinto lugar, el comisario reivindicó para esta región la necesidad de políticas macroeconómicas "sanas como base para sustentar políticas eficaces de cohesión social".

CLASES MEDIAS EMERGENTES

Por otra parte, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios consideró que en los sistemas democráticos las clases medias son "las que más ganan" con políticas macroeconómicas "bien realizadas", ya que este grupo social es un factor de estabilidad económica y social y, "necesario en cuanto a aliados de proyectos políticos para obtener resultados esperados".

"El sistema de bienestar debe ser capaz de redistribuir pero también de proveer servicios, ventajas, y colmar los derechos ciudadanos a través de políticas ciudadanas para las clases medias", manifestó Almunia, quien sostuvo que los países de América Latina deben evitar el "riesgo de segmentación". "Si nos olvidamos de las clases medias como receptores, no solo llegaremos a un cuello de botella para la financiación, sino que se creará una sociedad segmentada y eso es la injusticia", expuso.

Por último, el funcionario europeo destacó la educación como política pública "clave para el desarrollo y la disminución de la desigualdad", porque la apertura de los países al exterior beneficia más a los más capacitados. "Los poco cualificados tienen razón en quejarse de esa apertura, porque son los más marginados", denunció. En términos de oportunidades el comisario añadió que la rentabilidad es mayor en los "países emergentes que en los países industrializados", añadió.

"Europa tiene los mejores ejemplos de combinación entre economía, democracia y cohesión social", incidió el comisario que dijo que precisamente esos ejemplos son los que ahora se ven en los "alentadores" procesos que vive, en ese sentido, América Latina.