30 de agosto de 2019

UE.- Lagarde defenderá el miércoles en la Eurocámara su nombramiento como nueva presidenta del BCE

Sostiene que es necesario mantener los estímulos y ve "prematura" la normalización de la política económica

UE.- Lagarde defenderá el miércoles en la Eurocámara su nombramiento como nueva presidenta del BCE
UE.- Lagarde defenderá el miércoles en la Eurocámara su nombramiento como nueva CONTACTO - ARCHIVO

BRUSELAS, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

Christine Lagarde defenderá el próximo miércoles en el Parlamento Europeo su nombramiento como nueva presidenta del Banco Central Europeo (BCE) ante unos eurodiputados a los que ya ha asegurado que la situación económica actual y la evolución de los precios de la eurozona hacen necesario que el instituto emisor mantenga los estímulos durante un tiempo "prolongado" y que es "prematuro" hablar de normalización.

La directora gerente saliente del Fondo Monetario Internacional (FMI) comparecerá el 4 de septiembre durante dos horas y media en la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara en una sesión comenzará a las 10.30 horas. Ya por la tarde, los eurodiputados de dicha comisión votarán si creen que Lagarde es la persona adecuada para sustituir a Mario Draghi a partir del 1 de noviembre.

La francesa ha remitido a parlamentarios respuestas escritas a una serie de preguntas que le han sido planteadas y en varias ocasiones insiste en que "está claro que la política monetaria necesita mantenerse en alto grado acomodaticia durante un futuro previsible".

En sus respuestas, la candidata a presidir el BCE afirma que la política monetaria de la institución ha sido "efectiva y exitosa" pues, a la luz de los cálculos del instituto emisor, el crecimiento de la eurozona y de la inflación habría sido 1,9 puntos porcentuales menor para el periodo 2016-2020 si no se hubieran aplicado los estímulos.

Lagarde también advierte de que el entorno económico actual supone "un desafío claro a corto plazo" para el BCE. En este contexto, señala que el crecimiento del PIB de la zona euro se ha desacelerado y el crecimiento de los precios es "débil".

"Por tanto (...) sigue siendo adecuado que el BCE aplique un amplio grado de política monetaria acomodaticia para apoyar la expansión de la economía y la convergencia de la inflación a su objetivo de una forma sostenida", afirma.

Después de esto, la francesa retoma la idea repetida en numerosas ocasiones por su predecesor y remarca que la política monetaria del BCE debe verse acompañada de "otras áreas políticas" para "aprovechar todos los beneficios" de los estímulos.

ES "PREMATURO" HABLAR DE NORMALIZACIÓN

En opinión de Lagarde, las indicaciones sobre el futuro de los tipos de interés, combinadas con las reinversiones de una cantidad "considerable" de activos adquiridos y las nuevas operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo específico (TLTRO) aportan un estímulo monetario "significativo" que es "necesario" para conseguir el objetivo de inflación.

"En la coyuntura actual, una normalización de la política es prematura", expone Lagarde en sus respuestas escritas, en las que añade que las incertidumbres derivadas de factores geopolíticos, las presiones proteccionistas y las vulnerabilidades de los mercados emergentes "significan que los riesgos en las previsiones tienen principalmente a la baja" y que las presiones inflacionistas son bajas.

"Una acomodación monetaria significativa será necesaria durante un tiempo prolongado. Es, por tanto, importante mantener todas las herramientas en la mesa para responder adecuada y proporcionalmente si las perspectivas de inflación a medio plazo se quedan lejos del objetivo del BCE", insiste.

La candidata a presidir el BCE también deja claro en el documento que comparte la nueva orientación a futuro del instituto emisor sobre posibles cambios en los tipos de interés, que se mantendrán en su nivel actual "al menos hasta el primer semestre de 2020" según la actualización aprobada en junio.

"Las últimas decisiones del Consejo de Gobierno sobre la orientación a futuro de los tipos de interés son, en mi opinión, correctas y tienen el objetivo de preservar unas condiciones de financiación muy favorables para empresas y hogares", apunta.

Lagarde defiende que los tipos de interés bajos han contribuido a hacer desaparecer los riesgos de deflación y han impulsado el crecimiento económico y la creación de empleo, pero también reconoce que durante su mandato será "claramente importante" seguir vigilando posibles efectos secundarios "no sólo en relación con la transmisión de la política monetaria sino también en la estabilidad financiera".