5 de noviembre de 2007

Uruguay.- Comparece ante la Justicia el último dictador de Uruguay por traslados clandestinos de prisioneros en 1978

MONTEVIDEO, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ex dictador uruguayo Gregorio Álvarez declaró hoy ante la Justicia por los traslados clandestinos de prisioneros desde Argentina en 1978, en una instancia considerada previa a su petición de procesamiento. Esta es la tercera vez que Álvarez es interrogado por el juez Luis Charles y la fiscal Mirtha Guianze por violaciones a los Derechos Humanos cometidas durante la dictadura.

La primera vez que declaró fue en junio de 2006 por la desaparición de Washington Barrios en Argentina; en mayo de este año lo hizo por el expediente del segundo vuelo y, en esta ocasión lo hizo por los traslados clandestinos de 1978. La Justicia no halló en las dos primeras causas elementos suficientes que relacionaran a Álvarez con los hechos.

Sin embargo, ahora la situación es diferente porque según el diario 'Últimas Noticias', existen unos documentos que permitirían determinar la responsabilidad en los delitos que se investigan ya que Álvarez era en 1978 comandante del Ejército, así que se prevé que sea inminente su petición de procesamiento.

Además, el general retirado Iván Paulós, quien declaró la semana pasada, señaló a los mandos como responsables de los eventuales hechos cometidos por sus subalternos, comprometiendo aún más la situación de Álvarez. "El responsable es el militar que dispuso, por su jerarquía, el cumplimiento de la orden", afirmó Paulós.

Asimismo, se estima que por éste caso se pedirá el procesamiento de los ex integrantes de la Armada, Jorge Trócoli y Juan Carlos Larcebau y se considera que el procesamiento de Álvarez marcará el punto culminante en la determinación de responsabilidades sobre los crímenes de la dictadura.

El ex dictador solicitó a los presidentes del Círculo y del Centro Militar que no realicen ninguna convocatoria en el marco de su comparecencia "porque las responsabilidades de lo que hice o de lo que deje de hacer las asumo solo".

Mientras Álvarez declaraba, en los alrededores del juzgado se congregaron familiares de detenidos y desaparecidos que gritaron en contra del exdictador mientras mostraban fotos de sus familiares.