1 de abril de 2006

Uruguay.- Detenidos los tres militares que serán extraditados a Chile por su participación en el asesinato de un agente

MONTEVIDEO, 1 Abr. (EP/AP) -

Los tres militares uruguayos que serán extraditados a Chile por su participación en el asesinato de un agente chileno en 1995, fueron detenidos por disposición de un juez penal para cumplir la resolución avalada por la Suprema Corte de Justicia.

El abogado de los militares, Amadeo Otatti confirmó el sábado a AP las detenciones, como el primer paso previo a la extradición que debe cumplirse en un plazo máximo de 30 días. La orden judicial fue emitida por el juez penal Gustavo Mirabal.

El coronel retirado Tomás Casella y los militares activos coronel Wellington Sarli y teniente coronel Eduardo Radaelli, fueron conducidos por decisión del Ministerio de Defensa a la Escuela de Armas y Servicios del Ejército, confirmó oficialmente el Ejército.

El agente chileno Eugenio Berríos de la Dirección de Inteligencia Nacional, la temida Policía secreta del dictador Augusto Pinochet, había ingresado a Uruguay en 1992 custodiado por agentes chilenos y su cadáver con dos balazos apareció en 1995 en una playa a unos 30 kilómetros al este de la capital.

Según el informe oficial, los tres militares uruguayos fueron custodios de Berríos, la justicia archivó la causa por no encontrar sobre ellos responsabilidades penales. En Chile están procesados por asociación ilícita y secuestro del ex agente.

Mirabal concedió la extradición y puso como condición que los militares puedan apelar el procesamiento en rebeldía que decretó el juez chileno Alejandro Madrid, quien lleva esta controvertida causa.

Todos los testimonios conocidos hasta el momento, indican que Berríos fue sacado de Chile con el objetivo de evitar que pudiera ser detenido y declarar en torno al asesinato del ex canciller chileno Orlando Letelier y su secretaria Ronnie Mofit en Washington en 1976 cuando su automóvil fue volado por una bomba.

Una declaración de los centros sociales que reúne a militares en actividad y retirados sostuvo que "acceder a lo resuelto por la Suprema Corte de Justicia a la extradición, avala no solamente, las graves irregularidades jurídicas que se registran a lo largo del proceso, sino que daña irreversiblemente la soberanía nacional"

Asimismo, agregó que "esta decisión podría inscribirse en una escalada de un proceso de deterioro institucional que compromete la existencia misma de nuestras Fuerzas Armadas, exponiendo a riesgos la paz pública y la seguridad de nuestro estado".