16 de diciembre de 2007

Uruguay/España.- Rajoy promete a los emigrantes españoles subir las pensiones y extender el uso de la tarjeta sanitaria

Asegura que "los demagogos y los populistas acaban hundiendo a sus pueblos" y no tienen "ningún futuro". Visitó el Hogar Español de Ancianos, almorzó con el Partido Blanco y se reunió con la Cámara de Comercio antes de ofrecer un mitin en el Centro Gallego.

MONTEVIDEO, 16 Dic. (De la enviada especial de Europa Press, Marisa Piqueras) -

El líder del PP, Mariano Rajoy, aseguró hoy en Montevideo que si gana las próximas elecciones generales de marzo subirá las pensiones asistenciales y no contributivas y extenderá el uso de la tarjeta sanitaria, por considerar que son iguales todos los españoles vivan donde vivan. También se comprometió a reformar el Código Civil para dar las "máximas facilidades a los descendentes de españoles" en materia de nacionalidad.

En un mitin ofrecido en el Centro Gallego de Carrasco ante un millar de militantes y afiliados del PP uruguayo, Rajoy animó a la colonia emigrante en Montevideo a ejercer su derecho al voto en las próximas elecciones ante la importancia que tiene el sufragio exterior. Estos votos pueden ser decisivos en algunas provincias españolas, como en Galicia. En Uruguay hay un total de 40.954 españoles inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA).

El líder de la oposición empezó su discurso repasando ante la colonia española los principales asuntos de la política nacional. Así, acusó al Gobierno socialista de haberse "equivocado en las prioridades" estos cuatro años, ya que, a su juicio, en lugar de preocuparse por los problemas de la gente, ha "generado gravísimos problemas al pueblo español".

"YO NO NEGOCIARÉ CON ETA".

Principalmente censuró que se haya aplicado la "política del tancredismo" en materia económica y, sobre todo, la "negociación" con la banda terrorista. "Yo no negociaré con ETA, apostaré por la derrota de ETA utilizando la Ley y todos los elementos que nos da el Estado de Derecho", proclamó, cosechando un caluroso aplauso. En este punto, avanzó que si llega al Gobierno lo primero que hará será ofrecer consenso en política antiterrorista, pero también en política territorial y exterior.

A continuación, desgranó algunos de sus compromisos si se convierte en el próximo inquilino de La Moncloa. En concreto, reiteró su compromiso de subir 150 euros mensuales las pensiones mínimas de viudedad y las pensiones de jubilación para mayores de 65 años y añadió que también habrá mejoras en las pensiones asistenciales y no contributivas para la colectividad emigrante.

"Como somos una nación de ciudadanos libres e iguales y creo en la igualdad de todos los españoles subiremos las pensiones para los emigrantes igual que subiremos las pensiones para los españoles", aseveró el presidente de los 'populares'.

NACIONALIDAD.

También criticó la reciente reforma de la Ley de Memoria Histórica en la que, según dijo, sólo se reconoce la nacionalidad a los nietos de exiliados, una propuesta que considera injusta. A su juicio, todos los españoles son libres e iguales "sean nietos de quien sean nietos".

Por eso, dijo que planteará una reforma del Código Civil en materia de nacionalidad para "dar las máximas facilidades a los descendientes de españoles". "Quiero reivindicar el derecho de todos ellos a sentirse españoles", señaló el presidente del Partido Popular, quien criticó también que el PSOE no haya dado "a nadie" el visado de búsqueda de empleo para los descendientes de españoles, pese a que podía hacerlo.

En materia sanitaria, Rajoy destacó que la Comunidad de Madrid ha aprobado la tarjeta sanitaria para todos los madrileños que viven fuera de esta comunidad y que permite a través de convenios que los españoles puedan ser atendidos en el lugar donde residan y también si viajan a España. Dicho esto, se comprometió a que todas las comunidades autónomas "sigan el ejemplo de Madrid y todos los españoles que residen tengan la tarjeta sanitaria".

En el tramo final de su intervención aprovechó para resaltar que "la gente que mira para atrás" y que "pretende aplicar recetas del pasado y caminan hacia el pasado con retóricas anti-occidentales no tienen ningún futuro". "El muro de Berlín se cayó solo, nadie tuvo que ir a tirarlo, se cayó por la fuerza de la razón y los disparates, los demagogos, los populistas acaban hundiendo a sus pueblos y tampoco tienen ningún futuro. El futuro es la libertad, la verdad y la razón", concluyó.

FEIJOO PIDE "UN VOTO DE CONFIAZA" PARA RAJOY.

En el mitin en el Centro Gallego también tomó la palabra el presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijoo, quien aseguró que las elecciones se ganan "limpia y democráticamente" y recordó que los 'populares' sacaron más votos en las pasadas elecciones autonómicas gallegas y, sin embargo, están ahora en la oposición. "Que no nos nos vengan a dar lecciones de democracia", exclamó, en referencia a los socialistas.

A continuación, pidió "un voto de confianza" para Rajoy porque, según dijo, se está ante "la oportunidad histórica de que un gallego esté al frente del Gobierno de España". En su alocución también tuvo un recuerdo para el presidente de honor del partido, Manuel Fraga, y su labor con los emigrantes españoles en Iberoamérica.

ALMUERZO CON LOS EMPRESARIOS.

Antes de ofrecer este mitin, Rajoy mantuvo un almuerzo con el Partido Nacional de Uruguay (Partido Blanco) y con su líder Jorge Larrañaga. También se reunió con la Cámara de Comercio de Uruguay, a la que están asociadas 149 empresas como bancos (BBVA o Santander), hoteles (NH o Meliá), telefonía (Moviestar y Telefónica), seguros (Mapfre), editoriales (Planeta y Santillana).

Su primera parada en Buenos Aires fue en el Hogar Español de Ancianos, donde residen un total de 207 españoles, casi todos ellos con edades superiores a los 85 años y nacidos en Galicia. De hecho, el centro se fundó en 1964 y fue construido por la Diputación de A Coruña. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, lo visitó el pasado 9 de noviembre para inaugurar la última ampliación de la institución.

A su llegada al Hogar Español, y tras firmar en el Libro de Honor, el presidente del PP saludó a los mayores que residen en el centro, que le dieron la bienvenida. Una de ellas tocó el himno de España al piano. "Me ha emocionado mucho oír el himno nacional", confesó después Rajoy en una conferencia de prensa.

Una de sus charlas fue con Martín March --nacido en Formentor y a punto de cumplir los 100 años-- quien le dedicó un poema. Previamente había narrado a los periodistas que abandonó España con la dictadura de Primo de Rivera y que nunca había votado desde que se instauró la democracia, pese a que conocía los nombres de todos los presidentes de Gobierno de España.