16 de marzo de 2019

Uruguay se queda sin comandante en jefe del Ejército, ¿una ruptura entre lo político y militar?

Uruguay se queda sin comandante en jefe del Ejército, ¿una ruptura entre lo político y militar?
REUTERS - ARCHIVO

   MONTEVIDEO, 16 Mar. (Notimérica) 

   Uruguay se encuentra, a día de hoy, encarando los últimos meses de un año electoral que podría cambiar de manera sustancial el panorama político estatal, liderado desde hace más de una década por el Frente Amplio. La salida de Tabaré Vázquez del Gobierno, antecesor y sucesor de José Mújica, deja al partido oficialista sin una figura de peso político y calado social suficiente para hacer frente a una posible victoria electoral.

   A ello, además, se suman los últimos acontecimientos relacionados con la salida del comandante en jefe del Ejército de Uruguay, Guido Manini Ríos, quien ha sido retirado de sus funciones de manera fulminante por el presidente Vázquez esta misma semana. El despido de Manini Ríos ha dejado entrever de forma notable la división existente en el país austral entre lo político --en especial, la izquierda-- y lo militar.

   La destitución de Manini Ríos se produjo este martes después de que el oficial volviera a criticar de manera pública y reiterada --ya lo hizo el pasado mes de septiembre-- las reformas llevadas a cabo en el sistema de pensiones militares en 2018. Sin embargo, a través de un comunicado de prensa el Gobierno indicó que la salida de Manini Ríos responde a las declaraciones realizadas por el militar contra la justicia sobre diversos fallos relacionados con la dictadura militar.

   A pesar de la realización de hasta dos plebiscitos, la izquierda uruguaya y el Frente Amplio no han conseguido respaldo social para la eliminación de las leyes que protegen a militares que desempeñaron cargos durante la dictadura uruguaya desarrollada entre los años 1973 y 1985. He aquí una de las principales esquirlas entre los ámbitos cívico y militar, que a día de hoy han vuelto a resurgir por el esclarecimiento judicial, y el perdón oficial, de algunos casos (aún quedan pendientes de esclarecer 196 o 200 casos de desaparecidos, según fuentes).

   En este contexto, fuentes oficiales señalaron que Manini Ríos "censuró al Poder Judicial" a través de declaraciones en contra de los tribunales que juzgaron a varios militares por violaciones a los derechos humanos durante los años de la dictadura, y cuyas afirmaciones constan en documentos ligados a esos procesos, recoge 'El País'. El oficial dijo que "un militar citado como indagado por la Justicia no tiene las garantías del debido proceso y es condenado en base a conjeturas o convicciones inadmisibles sin pruebas fehacientes, fraguadas o inventadas".

   Dicho esto, el Gobierno de Vázquez considera que la actitud de Manini Ríos es incompatible con el cargo de comandaste en jefe del Ejército, una decisión que ha sido respaldada por todos los dirigentes de la oposición uruguaya a pesar del actual clima electoral, los cuales han considera que el presidente ha hecho ejercicio de sus funciones al destituir al comandante en jefe.

   Sin embargo, la mañana del martes el oficial concedió una entrevista a una radio local, indicando en sus declaraciones que no descarta la posibilidad de presentarse a las elecciones presidenciales de octubre al frente de una formación política que ya cuenta con registro oficial en la Corte Electoral. "Nosotros desde el Ejército mismo hemos tenido preocupación por determinados sectores de la sociedad y si mañana o pasado nos decidiéramos hacer política lo esencial va a ser apuntar a esos sectores que necesitan de políticas concretas que ayuden a sacarlos de la situación donde están", explicó Manini Ríos, recoge 'El País'.

   A través del video difundido por las redes sociales por el propio militar con motivo de su despedida, Manini Ríos volvió a reiterar la posibilidad de sumarse a las elecciones.

   Por su parte, el Frente Amplio busca de cara a la campaña electoral y a los comicios continuar con el esclarecimiento de los casos relacionados con la dictadura militar y, además, llevar a cabo una reforma dentro del aparato del Ejército. El programa del Frente Amplio incluiría la reducción del número de oficiales, un cambio en el sistema de formación, una limitación en la participación del Ejército en tareas civiles y feminizar las Fuerzas Armadas, recoge el citado medio.

Para leer más